Para que haya autonomía se requiere repensar la propia vida...

Hola a todas y todos quienes participan en Nakawé, hoy me subo al bus aunque ustedes ya han iniciado el recorrido, me animada compartir este viaje y nutrirme de otras versiones parecidas, distintas, emergentes. Mi compartir tiene que ver con la manera como Marcela Lagarde conecta autonomía e identidad, usando expresiones como: “en la identidad de las mujeres se construye la marca de incompletud” “se construye para colocarnos en una posición periférica” “la autoidentidad desde afuera, desde el mundo externo es la ser perfecta”. Sin embargo, más aún, me desafía su propuesta metodológica: trabajar nuestra biografía. Su propuesta es un ejercicio para repensar la vida, para historizar nuestra vida, lo cual, de hecho me lleva a pensar en las narrativas de vida, las cuales entiendo como todas aquellas experiencias que se dan en el universo vivencial, provocadas en el lenguaje y que dan cuenta de la historia, de nuestras historias. Creo que las narrativas son principios organizadores y operadores de nuestras vidas que dan cuenta de formas de ser, sentir, estar, relacionarse, convivir: Todas nuestras experiencias se configuran a través de relatos los cuales están llenos de significados, que interpretan circunstancias.

 

Entonces, cuando trabajamos nuestra biografía, tenemos la posibilidad de reconocer nuestras vidas a través de relatos que configuran modos de ser y actuar, lo cual es muy revelador y liberador, porque valida nuestra vivencia y los significados que la constituyen. La biografía en este sentido es útil, porque da la oportunidad de ser observadoras y no jueces de nuestras relatos de vida, a la vez permite que actuamos desde un lugar de agenciamiento, pues reconoce en el relato y no en nosotras lo que constriñe, descalifica, somete, domina, así como lo que libera, afirma, fortalece. Cuando vemos como se construye el sentido y significado del relato, cómo se construye su interpretación es posible también cambiar la interpretación de este relato y generar nuevos relatos. Es posible desconstruir, para recuperar la trasparencia de los modos en que determinados historias son diseñadas, sentidas, pensadas y realizadas. Así por ejemplo, cuando nosotras trabajamos o vivimos procesos de transición, en los cuales nos separamos de ciertos aspectos que queremos trasformar, que en la mayoría de las ocasiones se caracterizan por cierto malestar, o mejor mucho malestar, confusión, desorganización podemos ver este proceso como ruptura y desorganización, lo cual puede llevarnos a sentimientos de culpa, de no cumplir con el deber ser. Sin embargo, nuevos relatos, nuevas interpretaciones nos puede permitir ver ese proceso como una transición de un pasado de sumisión a un presente y futuro como una expresión de resistencia, de cuidado y no como desorganización.

 

La biografía se convierte en un revelador de relatos dominantes que la cultura nos impone sobre nosotras mismas, que modelan nuestras vidas y nuestras relaciones. La biografía nos ayudara a identificar o generar relatos alternativos que permitan representar nuevos significados, aportando con ellos posibilidades más deseables, nuevos significados, que podamos experimentar cómo más útiles satisfactorios y con un final abierto. La biografía tiene en su semilla una fuente llena de riqueza y fertilidad, para la generación y regeneración de relatos alternativos. Aquí me remito a la idea que Foucault, quien señala hay conocimientos que pretenden constituir verdades unitarias y globales y destinan a un cierto modo de vivir, por eso poder y conocimiento son inseparables.

 

Para terminar mis reflexiones, la biografía es una invitación a la autoconciencia, como un proceso reflexivo, que entiendo como una vuelta sobre sí misma, una practica de auto-observación, de posibilidades de ser. Como dicen Morín: “La posibilidad de quien voy siendo se construye a través de quién soy, al tiempo que el “mí” se construye a través de quien voy siendo. Todo lo anterior con el propósito de restaurar el sentido de agencia. Imaginar otra realidad es al mismo tiempo imaginar las acciones que conducen a ella, y por tanto otra existencia para quien la imagina, así se van construyendo modelos de lo posible:   llegar a ver, a ver-se, a experimentar-se, a describir-se, a tomar posición de manera diferente. Construir nuestra autonomía.

 

¿Cuáles son nuestras historias y relatos de vida? ¿Cuáles son los significados que las sostienen? ¿Cuáles de esos relatos son de competencia, bienestar? ¿Cuáles historias pueden dar confianza, animar, revitalizar, o curar? Algunas preguntas orientadoras…

 

Blanca Camacho Sandoval

 

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    Nancy Olaya Monsalve (martes, 29 marzo 2011 19:13)

    Querida Blanca, bienvenida a nuestra comunidad virtual!!! En estos días resueno tu artículo que por el título, pinta muy interesante... un abrazo.

  • #2

    Nancy Olaya Monsalve (miércoles, 30 marzo 2011 15:12)

    Blanca, de nuevo te doy la bienvenida a nuestra comunidad. Oye, recuerda mandarnos tu foto!!!

    Tocas uno de las tareas que más me atraen en este momento, la autobiografía escrita desde claves liberadoras, tu lo expresas como nuevos relatos, nuevas interpretaciones que nos permiten hacer una transición de un pasado de sumisión a un presente y futuro como una expresión de resistencia, de cuidado y no como desorganización. Me encanta tu enfoque. Estoy queriendo escribir una nueva biografía desde estas y otras claves que me ha proporcionado la lectura de Marcela lagarde...

    Y para no se muy larga, tengo que decirte que las preguntas que nos compartes al final, me cuestionaron bastante, gracias por compartirlas con nosotras. Un abrazo y gracias por unirte al proyecto. Es una riqueza tenerte con nosotras. Un abrazo.

  • #3

    Teresa del Pilar (domingo, 03 abril 2011 12:50)

    Blanca, gracias por la reflexión. Dices que para que haya autonomía se requiere repensar la propia vida. Ciertamente esto es así, pero también diría que para pensar la propia vida se requiere de autonomía. Relatar nuestras historias de vida, nuestra biografía implica una dosis importante de libertad y capacidad para reconocer quiénes somos. Que somos por nosotras mismas y para nosotras mismas en reciprocidad de relaciones con el varón.

    El criterio desde dónde planteamos nuestra biografía es fundamental, sin la perspectiva de género los relatos de nuestras historias de vida se convierten en una arma que fortalece los intereses del patriarcado. Estoy pensando en las famosas biografías de las santas que se nos presentan. Te aseguro que de sólo pensarlo me entra la angustia. Yo conocí a Santa Teresa estudiando literatura del Siglo de oro español, te aseguro que la hubiese conocido en alguna hagiografía jamás me habría me cautivado como lo han hecho las letras.

    A la luz de este criterio también podríamos revisar cómo son nuestros testimonios sobres las hermanas que ya fallecieron. Los podemos ver en cada número del Boletín stj, hacia el final de la página.

  • #4

    Nancy Olaya Monsalve (domingo, 03 abril 2011 14:35)

    Teresa, "para pensar la propia vida se requiere autonomía" es una frase para enmarcar!!! Me resonó fuerte!!! Gracias por decirla.

    Oye, si, no aguanto leer o escuchar muchas vidas de santas y santos... patéticas!!!

  • #5

    Blanca Camacho Sandoval (martes, 05 abril 2011 16:44)

    Queridas Nancy y Teresa del Pilar, gracias por su aportes, nutricios, fértiles. Me quedo con la resonancia de evocar el ejercicio de tejer, de entrelazar, de con-versar, de versar con ustedes... de incluir nuevos hilos a nuestro proceso: autonomía-repensar la vida-constuir nuevos relatos-libertad-repensar la vida-autonomía-nuevos-relatos... un círculo recursivo, de desprendimiento-cambio-emergencia-reinvención-dolor-reorganización....etc...etc...

  • #6

    Claudia (martes, 05 abril 2011 19:09)

    Blanca bienvenida a nutras comunidad de reflexión. Gracias por tu escrito. Si algo me deja la etapa de lectura del libro de Marcela Lagarde es esto que comentas sobre la importancia de la biografía. Alguien ya mencionó que nuestras historias son el lugar teológico donde deberíamos buscar cómo acontece Dios, un ejercicio de dentro hacia fuera. En mi caso muchas veces esperé que de fuera me dijeran cómo acontecía Dios para de esas formas buscarlo en mi vida (vidas de santas, santos que mencionan tu, Nancy y Pilar). Ahora es algo más simple...este blog por ejemplo me da pautas, pistas no paradigmas, reflexiono en ellas y de repente...tengo un momento de conciencia, de iluminación de insight... se va tejiendo la autobiografía y Dios en ella, el sentido, mi historia. Gracias de nuevo