DE MACHOS A HOMBRES

La experiencia de trabajo con las mujeres durante estos años me ha llevado a las siguientes convicciones:

 

En primer lugar es necesario realizar procesos de trabajo únicamente con mujeres durante un buen período de tiempo, a fin de que ellas puedan hacer un camino que las lleve a fortalecer su autoestima, el crecimiento de su autonomía, recuperar su propia voz, pensamientos, deseos, necesidades… su ser femenino.

 

En segundo lugar también es clave, hacer un trabajo paralelo con los hombres, hubo un momento en que los grupos de mujeres empezaron a decirme que hacemos nosotras aquí quejándonos por las violencias de que hemos sido objeto, ¿donde están los hombres?

 

Por ello, me parecen muy interesantes las iniciativas que han ido surgiendo de los colectivos masculinos, que están trabajando en el tema de las nuevas masculinidades, aplaudo y me alegro por los hombres que han empezado a dar este paso.

 

También valoro la Campaña de Lazo Blanco que nació en Canadá a finales de los años 80’s, un hecho -como en España el caso de Ana Orantes-, conmocionó a todas y todos: el 6 de diciembre de 1989 fueron asesinadas 14 adolescentes por el solo hecho de cursar una carrera destinada a hombres. El asesino, al grito de "feministas", se introdujo en la facultad y las mató. A partir de esa fecha un grupo de varones pensó que tenían la responsabilidad de implicarse, e implicar a otros hombres, en hacer algo para que cosas así no sucediesen más, y lo primero era dejar de permanecer en silencio.

 

De otra parte, de un tiempo para acá empecé a pensar en los hombres en relación con el libreto que han recibido a lo largo de su crianza, socialización y educación, y que ha hecho parte de sus vidas durante miles de años (5.000?, 7.000?):

 

“Los hombres no lloran”, “Los hombres son de la calle”, “El último que llegue es una niña”, “Juego de manos, juego de marranos”, “Porque te quiero, te aporrio”, “Cuando el hombre ama, se vuelve débil”, “Los hombres machos pelean, no hablan”

 

Y el modelo que deben encarnar para mantener su hegemonía: Joven, Adulto, Heterosexual, Blanco, Exitoso, Citadino, Fuerte, Duro, Agresivo, este es el super macho, el apetecido!!!

 

Empecé a tener un sentimiento de compasión por ellos, debido a la pesada carga que han tenido que llevar a cuestas por la imposición tan fuerte y radical de no poder expresar sus sentimientos, ni compartir con nadie lo que les está pasando, para no mostrarse débiles, entonces, también ellos han sufrido, ha sido alto precio que han tenido que pagar, realmente ha sido una pérdida grande para su vida, para su desarrollo, para su felicidad!!! Siempre tienen que hacer cosas, mostrar logros, actuar, controlar, proveer, esto me parece muy triste!!!

 

En cuanto a los arquetipos que nos plantean en el material quiero comentar que “son conjuntos de energía que contienen el poder para producir nuevas experiencias. Son pautas de comportamiento instintivo comprendidas dentro del inconsciente colectivo. Ciertas experiencias fundamentales ocurren y se repiten durante millones de años. Estas experiencias, junto con las emociones que las acompañan, forman un estrato residual debajo de la conciencia inmediata. Así, las nuevas experiencias tienden a ser organizadas de acuerdo al patrón preexistente.

Carl Jung

 

Por su parte los Arquetipos femeninos son: Madre - La Dadora de Vida-, Amazona –Guerrera, Lideresa-, Sabia –Médium, Sibila, Profetisa-, Hetera –Compañera, Amante y los Masculinos: Mago, Rey, Guerrero, Amante, aquí es bueno analizar la diferencia entre unos y otros.


Por último recuerdo la película española “Te doy mis ojos” en la que Pilar es una víctima más de los malos tratos conyugales, que intenta rehacer su vida y empieza a trabajar como cajera de visitas turísticas, a través de su nuevo trabajo comienza a relacionarse con otras mujeres. Antonio, su marido, emprende su busca y su recuperación, promete cambiar y busca ayuda en un psicólogo. Pilar le da otra oportunidad a su marido, con la oposición de su hermana, que es incapaz de entender su actitud.


A pesar de los esfuerzos de Antonio por seguir los consejos de la terapia, su personalidad violenta e inseguridades le pueden y acaba desnudando y humillando públicamente en un balcón a su mujer. La película termina con un final abierto en el que Pilar, escoltada por sus compañeros de trabajo, recoge sus cosas del domicilio para emprender una nueva vida, mientras Antonio la mira pensativo. Según palabras de Icíar Bollaín:

 

«Te doy mis ojos cuenta la historia de Pilar y Antonio pero también de quienes los rodean, una madre que consiente, una hermana que no entiende, un hijo que mira y calla, unas amigas, una sociedad y una ciudad como Toledo que añade con su esplendor artístico y su peso histórico y religioso una dimensión más a esta historia de amor, de miedo, de control y de poder.»


Me llama la atención la situación de Antonio que no logra dejar de ser violento, me surgen las preguntas: ¿Dónde nace la violencia? ¿Cuáles estrategias permiten controlarla? ¿Qué ingredientes debe tener un proceso para lograrlo? Un camino de trabajo personal profundo, dedicado, serio, disciplinado, ¿Cómo lograr que los hombres decidan emprender este camino?

 

Y finalmente, pienso en la importancia de las personas e instituciones que rodean a hombres y mujeres que viven estas situaciones de violencia, ¿qué mensajes se transmiten?, ¿cómo se apoya? ¿cómo se pueden convertir en acompañantes que permitan tramitar estas situaciones?

 

Rosa Emma Carrión

 

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Rosa Emma (domingo, 17 abril 2011 21:00)

    No me voy a comentar a mí misma, lo que pasa es que olvidé incluir algunas ideas muy importantes de un libro que estoy leyendo que se llama "La Mujer en la Iglesia" de Joan Chittister (religiosa benedictina) y aún no sé manejar este blog...

    Ella dice: "El cambio -la conversión- nos convoca a tener los unos una nueva visión de los otros, así como del propio yo. Cuando las mujeres sean valoradas tan plenamente como los hombres, éstos adquirirán el derecho a ser débiles, reales, veraces consigo mismos y con los demás. Y las mujeres adquirirán el derecho a aprender del fracaso, a intentarlo de nuevo, a ser Cocreadoras con el Dios que también a ellas las hizo a "imagen" suya. Ni los hombres, ni las mujeres perderán fuerza por ello, sino que, por el contrario se verán doblemente fortalecidos.

    Cuando llegue la conversión, tanto para los hombres, como para las mujeres; cuando las mujeres sean capaces de ser independientes, y los hombres se atrevan a aceptar la palabra de la mujer, tanto hombres como mujeres se verán finalmente libres de esa falsa definición de su yo que los limita"

  • #2

    Nancy Olaya Monsalve (martes, 19 abril 2011 21:25)


    Rosa Emma, gracias por tu reflexión.

    Quiero reafirmar eso que dices de que lo primero que hay que hacer en el trabajo de género es comenzar el proceso con mujeres para que puedan fortalecerse, empoderarse, visibilizarse, etc. Me parece muy acertado cuando se trata de adultos y tal vez de jóvenes. Quizás con los pequeños es bueno trabajar con niñas y niños a la vez ¿verdad?

  • #3

    María Esther Revelo (domingo, 22 mayo 2011 09:33)

    Rosa Emma, para empezar gracias, de verdad me he quedado cuestionada con tus aportes y luego con tus preguntas. Son del millón!!!!. Desde la mirada de la terapia familiar sistémica, nuestros roles familiares están reforzados por los comportamientos de los otros, no podemos desligar un comportamiento del otro, lo que tu haces como mujer repercute en lo que el otro hace como hombre y a la inversa y de forma circular el patron se conforma y se consolida hasta conformarse en legados familiares. En esta visión es reconfortante encontrar al igual que la autora de tu refencia, que es un trabajo conjunto, que no siempre se da simultaneo. Estoy convencida también que la mujer en la familia ha comenzado un nuevo camino que está reflexionando y construyendo, y que conducirá inevitablemente a las transformaciones del rol masculino.
    María Esther Revelo

  • #4

    Rosa Emma (domingo, 22 mayo 2011 19:03)

    Querida Maria Esther

    Me alegra mucho que te haya gustado mi escrito, gracias por tu comentario.

    Un Abracito