REFLEXIONES Y POSTURAS

 

En esta parte podemos ir colgando reflexiones propias o de otros, tomas de posturas, textos importantes que nos nutran y formen o cualquier información de interés nuestro. Ánimate a subir aquello que te impactó, te movilizó o te despertó.

 

Feminismo existencialista de Simone de Beauvoir

Por Teresa del Pilar Ríos, Dra. en Filosofía
 
INTRODUCCIÓN
Simone de Beauvoir (1908-1986), símbolo de la mujer contestataria, novelista francesa, profesora universitaria, filósofa existencialista y militante del movimiento feminista. Intelectual polifacética, en su vida confluyeron especialmente dos facetas que se identificaron entre: la de mujer invitando a la emancipación femenina y la de escritora, cuya obra será tema de polémica en los medios literarios de su época, con sus defensores y detractores. 
 
En 1929, después de conocer a Jean Paul Sartre en la Sorbona, donde ambos estudiaban filosofía, se unió estrechamente al filósofo y su círculo, entre los que se encontraba Paul Nizan, Raymond Aron, Merleu-Ponty. Con el tiempo, crearon entre ambos, Beauvoir-Sartre, una relación que les permitía compatibilizar su libertad individual con la vida en conjunto.
 
La personalidad de Simone de Beauvoir se sitúa en el centro de atención del París de la intelectualidad. Da conferencias por todo el mundo, participa contra la guerra de Vietnam, se compromete en el movimiento por la independencia de Argelia y encabeza las manifestaciones feministas a partir de 1.968. Su presencia es solicitada tanto en las manifestaciones literarias como en las políticas. En los años setenta sigue luchando por la solidaridad humana y el respeto por la libertad de la persona y, por supuesto, por la causa feminista. Fundó la “Ligue du droit international des femmes”, influyendo incluso en el ministerio de Asuntos de la Mujer en Francia que la nombró encargada de la Comisión sobre mujer y cultura. 
 
La variedad de sus escritos, novelas, ensayos, memorias, diarios, correspondencias y teatro, refleja la lucidez y el talante de una personalidad intrépida que marcó un antes y un después del momento en el que se dio a conocer. Hizo uso de las historias y las novelas para ilustrar muchas de sus ideas filosóficas, y especialmente, su convicción de que los seres humanos eligen por sí mismos en referencia y como respuesta a una situación. En su siempre efectiva prosa desarrolla una convincente defensa del existencialismo, intentando detectar los riesgos que lo acechan desde el momento en que empieza a convertirse en una moda y con ello se vulgariza. 
 
En su primera novela, La invitada (1943), exploró los dilemas existencialistas de la libertad, la acción y la responsabilidad individual, temas que aborda igualmente en novelas posteriores como La sangre de los otros (1944) y Los mandarines (1954), novela por la que recibió el Premio Goncourt.
 
El conjunto de sus escritos llamados "memorias" recoge su experiencia y sus diferentes reacciones de acuerdo con el momento vivido. Dichas memorias constituyen la confesión de una mujer que desde sus primeros años quiso defender su postura ante la vida y los acontecimientos que le tocó vivir tanto en el ámbito familiar como social. Así también, de su puño y letra nació la que aún hoy se considera “la biblia del feminismo”: El segundo sexo (1.949), y que constituye un verdadero hito que se incorpora a la historia de la cultura humana. 
 
Su vida y su obra continúan despertando debates apasionados pues ambas plantean cuestiones esenciales a la eterna interrogante sobre la condición femenina. Fue una mujer muy criticada. Toda persona que rompe con los moldes establecidos o que se opone a los prejuicios al uso, es naturalmente cuestionada, e incluso vilipendiada. La derecha francesa se opuso tenazmente porque hacía una desmitificación de las instituciones tradicionales como la familia, las relaciones de pareja y la maternidad. La iglesia católica le puso, y sigue estando, en el índice de prohibida. Si en su época estuviera aun vigente la Inquisición, ella sería una de sus primeras víctimas. 
 
Mujer intelectual, pionera de su tiempo, pues se introdujo en las instituciones educativas mayormente masculinas. Aprovechó su oportunidad para desarrollarse a sí misma como una intelectual en un país y en un tiempo en los que los académicos eran considerados como miembros relevantes de la sociedad. Simone de Beauvoir llegó a ser más puramente una intelectual que cualquier otra mujer de su época. 1 Pero, definirla como una "intelectual" pone de manifiesto otras cuestiones, como el descrédito de la inteligencia de las mujeres, la prueba es que muchos enfatizaban más su pertenencia a una elite que a una legítima posibilidad de las mismas. Verlas como intelectual era, pues, la más clara patentización de que sus oscuras teorías androcéntricas son meras ideologizaciones interesadas que creíbles afirmaciones científicas. 
 
EL IMPACTO DEL "SEGUNDO SEXO" DE SIMONE DE BEAUVOIR 
Cuando se publicó El segundo sexo, fue recibido con gran hostilidad y se le hicieron críticas implacables y demoledoras, de tal manera que, durante algún tiempo permaneció ignorado hasta que los movimientos de mujeres de la década de los años 70 lo recuperaron como la guía fundamental que les iluminaría el camino a seguir. La condición de la mujer de clase media en Occidente y la reflexión feminista estaban progresando a pasos agigantados si se compara con los movimientos cuyas reivindicaciones se limitaban a ciertos derechos como el del voto, la educación, etc., pero sin cuestionar en ningún momento los papeles tradicionales de la mujer ni la creencia fundamental en una determinada naturaleza femenina que justificaría su situación sociocultural. En los años 70 ya se estaba dando un proceso claro que, conforme iba transcurriendo el tiempo, llevaría a la paridad, a la plena conquista de los derechos jurídicos fundamentales, al acceso igualitario al mundo laboral, y al derecho al mismo salario en igualdad de condiciones. La presencia de la mujer en el entramado social estaba comenzando a ser una realidad.
 
El segundo sexo surgió porque Simone de Beauvoir se disponía a escribir su autobiografía e inmediatamente se confrontó con una pregunta crucial: ¿Qué significa para mí ser una mujer?2 Esta pregunta convierte la diferencia sexual en una cuestión filosófica, y hace una inestimable aportación al debate esencialismo/anti-esencialismo. Y así, una primera intención de escribir sobre ella misma se convierte en una indagación sobre lo que supone el hecho de ser mujer en una sociedad como la suya. Pero la inquietud no surgía de la nada. En su misma autobiografía aparecen apuntes críticos sobre las mujeres, sus comportamientos y sus vivencias, que denotan una sensibilidad atenta a sus problemas. Es decir, lo que lleva a nuestra autora a emprender su investigación filosófica en torno al sujeto-mujer no son sus convicciones políticas, sino su propia experiencia como tal, el descubrimiento de sí misma la lleva a identificarse con la palabra “mujer”. No se trata, por tanto, tan sólo de una cuestión política, social o metafísica, sino de una situación a la que cada mujer debe enfrentarse cada día. De ahí que, en lugar de escribir su biografía, escribe "un ataque contra las ideas contemporáneas sobre la mujer y un texto fundamental para el movimiento de mujeres de la segunda mitad del siglo veinte." 3
 
El segundo sexo de Simone de Beauvoir es la obra cumbre y piedra angular del feminismo4, el ensayo feminista más importante del siglo XX. Consta de dos tomos: el primero se titula Los hechos y los mitos, y el segundo La experiencia vivida. Su vigencia se debe, sobre todo, a la amplitud con la que nuestra autora se enfrentó al texto, a su concepción igualitaria de los seres humanos y al análisis totalizador que realiza de la concepción femenina en Occidente. Dicho análisis lo plantea desde diferentes perspectivas, tales como: la  filosófica, la histórica, la psicológica, la ontológica, la científica, la mitológica y la sociológica. Es un libro con una estructura filosófica bastante compleja, y debería ser leído como un clásico. La idea fundamental de esta obra es hoy asumida por millones de personas que no la han leído ni han oído hablar de ella. Sus principios han sido incorporados a las políticas de igualdad y han dado lugar a los estudios feministas y de género en centros universitarios de vanguardia. 
 
El texto mencionado constituye un corpus teórico que desmonta la desigualdad entre mujeres y hombres porque demuestra que la misma no es algo natural, sino algo construido culturalmente. Con este libro nuestra filósofa erige una teoría crítica que se inserta en una tradición iniciada en el siglo de las Luces y es continuada por las sufragistas. Representa, en el ámbito de la emancipación de las mujeres, lo que El contrato social en el ámbito político. Si Rousseau sentaba las bases de la democracia moderna, Beauvoir sienta las bases de la democracia total y efectiva. Denuncia lo mismo que Rousseau, pero refiriéndose a las mujeres, de quienes éste se había olvidado totalmente. De este modo, completa la emancipación para esa mitad de la humanidad a la que se la había negado su mayoría de edad en todos los ámbitos. 
 
Simone de Beauvoir comienza su obra con una cita de Poulain de la Barre, feminista poco conocido del siglo XVII: "Todo cuanto sobre las mujeres han escrito los hombres debe tenerse por sospechoso, puesto que son juez y parte a la vez" 5. La elección de este pensador es muy significativa y nada casual, la autora, en su diálogo con el lector, revela a través de esta cita su concepción sobre las  fuentes teóricas del feminismo. La afirmación con que se inicia el segundo volumen de la obra: "No se nace mujer, se llega a serlo"6, encierra el núcleo teórico de que lo femenino no es una esencia.  "El eterno femenino" es un mero mito masculino. La feminidad es un constructo socio-cultural: las sociedades se estructuran según sistemas de sexo-género, se dirá en la década de los setenta. Beauvoir viene a decirnos: la feminidad es algo artificial, no natural; los factores biológicos no determinan la forma de ser que se denomina “femenina” o “masculina”; es irracional entenderlo así. La mujer no nace sensible, callada, sumisa, impresionable, dócil, indecisa, inferior al varón, en definitiva, oprimida. Esta es una lectura ideologizada e interesada a partir de los sexos. 
 
En ambos tomos del Segundo sexo se realiza una apología de “la autonomía”, 7 por ser ésta un valor cuya aptitud no le era reconocida al sexo femenino; sumado a ello el lugar de “otredad” y no de sujeto activo que las mujeres ocupan en los discursos hegemónicos de la historia del pensamiento en Occidente, desde los mitos al pensamiento racional, desde los discursos religiosos hasta los más extremadamente laicos o críticos con la cultura judeo-cristiana como, por ejemplo, lo es el psicoanálisis. Así también, nos proporcionan las herramientas teóricas para reemplazar esa construcción injusta por otra más justa y equitativa. Para acabar con un estado de opresión y reemplazarlo por un estado de distensión, en el que cada cual, hombres y mujeres convivan fraterna y sororalmente; es decir, libremente. Nuestra autora explica ampliamente que para las mujeres la maternidad no es inexorablemente “destino”, sino que la relación lógica de implicación establecida entre ser mujer y ser madre es una de las creencias ancestrales de las sociedades de dominación masculina. Analiza la condición social de las mujeres interdisciplinar y multidisciplinarmente.8 
 
Patentiza que la situación de la mujer en este mundo masculino, regido por los valores y el poder de los hombres, es una situación de degradación ontológica y moral. ¿Cómo ha llegado a ser así? ¿Cómo se ha dado el proceso de tal situación? Beauvoir reconoce las diferencias biológicas entre el hombre y la mujer, pero señala que no es el área de la biología donde se juega el destino de los humanos, sino en el ámbito humano, que es un espacio fundamentalmente histórico y cultural.9 Teresa López Pardina
 
Pese a que las condiciones sociales e históricas han variado mucho desde que se originó la desigualdad, ésta persiste. ¿Cómo puede ser así? Porque la voluntad de dominación del hombre continúa y porque la lucha colectiva no se ha afianzado. Ahora bien, en las sociedades postindutriales occidentales, piensa Beauvoir, la lucha por la emancipación es posible, aunque han de cumplirse dos condiciones para que sea eficaz: que las mujeres hayan logrado individualmente la independencia económica y que la lucha se plantee colectivamente.10
 
RELACIÓN ENTRE SU EXISTENCIALISMO Y FEMINISMO
El marco conceptual de su célebre ensayo, que supone un hito en la filosofía feminista y marca todo su desarrollo posterior, es la filosofía existencialista. Y este dato no es algo irrelevante. Todo lo contrario; es absolutamente fundamental. Nada más adecuado que una filosofía de la libertad para analizar las causas de su escasez entre las personas. Una filosofía que concibe al ser humano como libertad era la más apropiada para mostrar la falacia del eterno femenino y su carácter de construcción socio-cultural. 
 
El pensamiento de nuestra filósofa deriva de dos factores: la influencia del existencialismo francés y su condición de mujer. Su obra filosófica interpreta el existencialismo como una filosofía de la libertad, como portador de una nueva ética, tanto en lo privado como para lo público. Es una filosofía del compromiso, que encuentra que el individuo y el mundo se hallan completamente unidos, por lo que no es posible una liberación egoísta y solitaria de los individuos. Y es una ética política y comunitaria: problema político y problema ético son dos caras de la misma moneda. Pero la moral no puede dar recetas, no existe una “moral abstracta”, independiente de cada situación concreta, válida para cualquier situación. Es la situación la que decide finalmente la suerte de cada valor.
 
En el feminismo existencialista de Simone de Beauvoir, el ser humano no es una esencia fija, sino existencia, es decir proyecto, trascendencia, autonomía, libertad. Por lo tanto, escamotear a un individuo las posibilidades de proyectar su vida por el hecho de pertenecer al supuesto "segundo sexo", al sexo femenino, es dominación, es injusticia.  Su punto de vista dialéctico del ser humano se conceptualiza bajo la idea de situación, lo cual debería considerarse como una de sus mayores aportaciones en lo que a la teoría feminista se refiere, puesto que, de alguna manera, el discurso “científico” sigue teniendo fuertes connotaciones androcéntricas. De ahí que la idea de que la biología puede y debe ser trascendida y subordinada todavía sigue vigente hoy.
 
De acuerdo con Celia Amorós, 11  el feminismo se inicia como movimiento emancipatorio y político con la Revolución francesa 12 y, en ese sentido, El Segundo Sexo se puede encuadrar en la línea de un feminismo ilustrado. Su soporte teórico es, ciertamente, la filosofía existencialista, pero se encuadra en el marco más amplio de un pensamiento ilustrado y dentro de él, en lo que tiene de más emancipatorio la Ilustración, la idea de la igualdad natural entre todos los seres humanos. El libro es más bien de carácter teórico y reflexivo, pero no de militancia política. De ahí que es considerado como un eslabón entre la Ilustración y el feminismo radical de los setenta, llamado la segunda ola. La primera ola es el feminismo sufragista. 
 
Podemos decir que todo lo que el feminismo ha escrito después ha tenido que tomar posición con respecto a El Segundo Sexo; bien para atacarlo, como hacen por ejemplo las feministas de la diferencia, o bien para desarrollar algunos de sus aspectos. El feminismo de Beauvoir es de raigambre clásica, un humanismo global. Sin embargo, respecto a sus predecesores, ha realizado un aporte cualitativo: pasar de las reivindicaciones a las explicaciones. Su singularidad le viene, en buena medida, de su potencia filosófica: una inteligente combinación de existencialismo, hegelianismo y filosofía de la sospecha. Desde esta red teórica, nuestra filósofa inicia una nueva manera de hacer feminismo.
 
Su feminismo es de carácter radical, su propuesta es cambiar no solo el papel de la mujer, sino también el del hombre y conseguir así una sociedad donde ningún sexo sea oprimido por otro y ambos puedan ser efectivamente libres. Cuestiona la idea de hombre y mujer, pretende deconstruir ambas visiones patriarcales. En cuanto a la condición femenina afirma que las mujeres han alcanzado su integración en la sociedad. Ya no es el momento de reivindicaciones generales o de las luchas iniciales por la conquista de derechos. Ahora es necesario que la mujer descienda a lo individual y profundice en el conocimiento de sí misma. Ese tránsito de la mujer como “colectivo” (en lucha por su emancipación social y política) a sujeto individual, a persona humana que trata de ser autónoma, creándose su propio destino, es su legado fundamental al feminismo posterior.
 
Para una mujer, conocerse a sí misma es un arduo trabajo. Si analiza la cultura oficial, descubre que es simplemente la silenciada, la olvidada, una nota a pie de página en el extenso libro de los varones: sin pasado, sin historia, sin relevancia alguna. Todas las identidades que se le proponen la consideran una “minoría social”, una ausente de la realidad. Y es precisamente a partir de ese descubrimiento de ser la ausencia desde el que la mujer debe empezar la búsqueda de su propia identidad. Debe negarse a ser “lo otro” de la identidad masculina. Debe interrogarse tanto sobre su propia historia individual como sobre su historia como “género femenino”, como “segundo sexo”. Es la mujer la que tiene que decidir quién es ella, quién quiere ser, y a partir de ahí reconstruir sus relaciones con el otro sexo.
 
Dicha reconstrucción vendrá dada cuando ella sea reconocida realmente por lo que es y no solo por lo que hace en el ámbito doméstico y desde un rol maternal. El reconocimiento es una de las cuestiones principales en cualquier orden social humano. Los grupos sexuales existen desde el momento en que se reconocen como tales y aceptan las supuestas diferencias. En este sentido, nuestra pensadora apela a la categoría dialéctica hegeliana del amo y del esclavo13. Dicha categoría expresa la lucha inevitable por el reconocimiento en cualquier sociedad humana. Si aplicamos a las mujeres el mismo proceso que al esclavo hegeliano, el cambio de posición en el colectivo de los varones puede ser alterado. La mujer, símbolo del esclavo, en virtud del dinamismo dialéctico puede forzar su emancipación, lo cual, a su vez, socavará el lugar de privilegio del dominador masculino. El dinamismo dialéctico puede ir construyendo un orden de existencia más equitativo para ambos géneros. Un orden donde mujeres y varones sean reconocidos en su diferencia e igualdad fundamental.
 
Por último, recordaremos que Simone de Beauvoir no era consciente de la magnitud y, sobre todo, de la grandeza de su esfuerzo cuando escribió El segundo sexo. Quizás en el momento de su muerte tampoco lo sabía. En realidad, hasta hace bien poco la teoría feminista no formaba parte de la historia general de la filosofía política, pese a ser el feminismo uno de los núcleos fuertes del pensamiento de la democracia. Su cita y análisis  normalizados comienzan a aparecer recién en la década de los noventa. De ahí que, reconocerla como una auténtica filósofa e incluir este libro entre las obras claves de la filosofía de la centuria es un cometido de justicia irrenunciable. Así también, otra tarea que tenemos los que nos interesa vivir el momento histórico con toda lucidez es dialogar con su obra. Y si lo consideramos necesario, criticar aquello en lo que no coincidamos, pero siempre desde el reconocimiento de su inestimable valor, de su coraje, de su inteligencia y de su honestidad intelectual. 
 
BIBLIOGRAFÍA
1. AMORÓS, CELIA, "Presentación", citado en 10 palabas clave sobre MUJER, Pamplona, Verbo Divino, 1995 
2. MOI, T, The Making of a Intellectual Woman, Blackwell, Londres, 1994
3. SIMONE de BEAUVOIR, El segundo sexo, Aguilar, Buenos Aires, 1981
4. FALLAIZE, E. (ed), Simone de Beauvoir, A Critical Reader. Routledge, London and New York, 1998
5. LÓPEZ PARDINA, Teresa, "Autonomía", citado en 10 palabas clave sobre MUJER, Verbo Divino, Pamplona, , 1995
6. ROMERO PÉREZ, Rosalía, “La familia filosófica de Simone de Beauvoir” en Amelia Valcárcel y Rosalía Romero Pérez (eds.), Pensadoras del siglo XX, Sevilla, ed. Instituto Andaluz de la Mujer, col. “Hypatia”, 2001
7. DE MIGUEL, Ana, "Feminismos", citado 10 palabas clave sobre MUJER, Pamplona, Verbo Divino, 1995
8. PALACIO, Marta, FILOSOFÍA Y FEMINISMO (S). "Filosofía y feminismos (s)", en Conversaciones entre Teología y disciplinas. En la encrucijada del género, AZCUY, Virginia (compiladora), Centro de Estudios Salesianos de Buenos Aires (CESBA), 2004
 

Los hombres también tenemos género

Todavía hoy a muchos, y también a muchas, les sigue sorprendiendo que me defina como hombre feminista, algo que además en estos tiempos de retrocesos democráticos proclamo con contundencia siempre que puedo. No obstante, a estas alturas debería ser incuestionable que la  igualdad de derechos de mujeres y hombres es un presupuesto ineludible de la democracia. En consecuencia, cualquier demócrata, hombre o mujer, debiera ser feminista, en cuanto que individuo comprometido con el objetivo de que el sexo no sea un obstáculo para el acceso a los bienes y el disfrute de los derechos.  Desde el convencimiento de que el feminismo no es lo contrario al machismo y de que la lucha de aquel no es contra los hombres sino contra el orden social y cultural que representa el patriarcado.

 

A diferencia de las mujeres, que llevan siglos cuestionando su lugar en la sociedad y el pacto social que las ha mantenido históricamente discriminadas, los hombres no hemos tenido la necesidad de mirarnos en el espejo y mucho menos de analizar críticamente una estructuras que nos beneficiaban. Como bien sentenció John Stuart Mill, hemos sido educados en la “pedagogía del privilegio” y, por tanto, nos hemos limitado a ejercer el poder en unas estructuras binarias basadas en la supremacía de lo masculino sobre lo femenino. Todo ello además con el respaldo garantista de los ordenamientos jurídicos y desde la identificación de lo universal con lo masculino.

 

Con ese desigual reparto de posiciones se configuraron los Estados contemporáneos, la teoría de los derechos humanos y hasta las mismas democracias que durante décadas excluyeron a las mujeres de  la plena ciudadanía. Como bien ha analizado el feminismo, el pacto social estuvo precedido de un “contrato sexual” mediante el que se consagró el privado como espacio de sometimiento de las mujeres mientras que en el público nosotros ejercíamos  plenamente los derechos como ciudadanos.

 

En paralelo se consolidaron dos mundos, el masculino y el femenino, articulados de manera jerárquica y a los que correspondieron valores, hábitos y actitudes concebidos desde la oposición. En este contexto los hombres hemos sido siempre socializados para desempeñar la función de proveedores y para monopolizar la esfera pública.

 

Se nos ha educado para el ejercicio del poder, el éxito profesional y la individualidad competitiva, lo cual ha implicado a su vez el desarrollo de unas capacidades y la renuncia a otras. Es decir, se nos ha socializado en el marco de unos valores y habilidades que contribuían a alcanzar y mantener nuestro papel de héroes, al tiempo que negábamos las capacidades consideradas femeninas. La masculinidad patriarcal, por tanto, se ha construido sobre una afirmación –la que la vincula con el ejercicio del poder y, en consecuencia también, con el uso en su caso de la violencia– y sobre una negación –ser hombre es ante todo “no ser una mujer”.  

 

No en vano el diccionario de la RAE mantiene como una de las acepciones de feminidad “el estado anormal del varón en el que concurren uno o varios caracteres femeninos”. De ahí que la homofobia, entendida en un sentido amplio como rechazo de lo femenino y en sentido estricto como negación de las opciones no heterosexuales, forme parte de la definición de una virilidad que ha acabado actuando sobre nosotros como un “imperativo categórico”.

 

En definitiva, y gracias al patriarcado, los hombres también tenemos género, es decir, también “nos hacemos” de acuerdo con unas reglas sociales y culturales que determinan nuestro lugar en la sociedad así como nuestra propia identidad. Somos educados para desempeñar el papel que se espera de nosotros y que está ligado a las posiciones de privilegio que durante siglos nos han convertido en sujetos activos frente a unas mujeres sometidas en lo privado y condicionadas por su papel de cuidadoras. Y no sólo nos hemos visto obligados a asumir como máscaras inalienables la agresividad, la competitividad, la obsesión por el desempeño o la fortaleza física, sino que al mismo tiempo hemos renunciado a las virtudes y capacidades vinculadas a lo emocional, a los trabajos de cuidado, al mundo femenino que ha carecido de valoración socio-económica y cultural.

 

Esa omnipotencia también ha generado sus patologías, las cuales nos han mantenido en muchos casos aferrados a un yugo. Prisioneros en la cárcel de la masculinidad hegemónica que nos ha exigido demostrar de forma permanente nuestra hombría y ocultar bajo mil escudos nuestra humana vulnerabilidad.

 

Es urgente, pues, que los hombres empecemos a mirarnos por dentro y a analizar críticamente nuestro lugar en un pacto social que nos hizo vencedores, aunque paradójicamente también nos condenara a renunciar a todo lo que no cabía en el prototipo del que Joaquín Herrera denominó "depredador patriarcal". Es necesario que nos reubiquemos en lo privado, que reivindiquemos y ejerzamos nuestro derecho-deber de corresponsabilidad en el ámbito familiar, que asumamos los valores y las habilidades que durante siglos negamos por entenderlas como negadoras de nuestra masculinidad y, por supuesto, que encabecemos junto a nuestras compañeras las luchas aún pendientes por la igualdad. Un compromiso que se hace especialmente necesario ante la crisis del Estado Social y la reacción patriarcal que empieza a vislumbrarse, dos factores que no sólo ralentizan la agenda feminista sino que incluso ponen en peligro los derechos que creíamos definitivos.

 

La conquista de la democracia paritaria pasa necesariamente por la revisión de la masculinidad patriarcal y por un proceso de transformación socio-cultural en el que los hombres hemos de asumir un papel protagonista. Sin él, los logros serán puntuales y frágiles, de manera que se continuará prorrogando un orden que sigue empeñado en ofrecer más obstáculos a las mujeres en el ejercicio de sus derechos y que en los últimos tiempos está desarrollando mecanismos cada vez más sutiles de dominación.

 

Esa revisión debe incidir a su vez en la armonización entre lo público y lo privado, así como en la redefinición de una racionalidad pública hecha a imagen y semejanza de los hombres. En estos momentos de crisis política y económica es más oportuno que nunca plantear otras maneras de ejercer el poder, de organizar la convivencia y de gestionar los conflictos.

 

Es necesario encontrar, como ya plateara Virginia Woolf en sus Tres guineas, “nuevos métodos y nuevas palabras”. Un reto que exige la superación de la subjetividad patriarcal, la apuesta por masculinidades heterogéneas y disidentes y la configuración de una ciudadanía capaz de superar los binarios –público/privado, razón/emoción, producción/reproducción, cultura/naturaleza, heterosexualidad/diversidad afectivo-sexual– que durante siglos han servido para mantener subordinadas a las mujeres y en posición de privilegio a los hombres.

 

Aunque también, y eso es algo que yo he ido descubriendo al quedarme desnudo frente al espejo, esa hombría impuesta nos haya condenado, a la mayoría sin ser conscientes de ello, a perdernos todo aquello que el orden cultural dominante entendía que entraba en contradicción con la demostración pública de nuestra virilidad. De ahí el doble compromiso que como hombre demócrata asumo como irrenunciable, el que comienza por quitarme la máscara del género que me atosiga y que continúa con la militancia feminista que parte del convencimiento de que la democracia o es paritaria o no es.

 

Octavio Salazar Benítez es profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Córdoba y autor de Masculinidades y ciudadanía. Los hombres también tenemos género (Dykinson, Madrid, 2013)

Feminismo Islámico o la Búsqueda de la Igualdad por Derecho Divino

Es un agrado para mí compartir con ustedes el texto  y la presentación de la conferencia “Feminismo Islámico o la Búsqueda de la Igualdad por Derecho Divino”  que di el pasado martes 22 de mayo en la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina en el marco del II Congreso Interdisciplinario de Estudios de Género “Lo Personal es Político” que se realizó entre el 22 y el 24 de este mes con numerosa asistencia de estudiantes, académicos e investigadores del área tanto de Argentina como de  Latinoamérica.


Gracias al Patrocinio de La Asociación de Musulmanes Progresistas (MPV) de Estados Unidos y al aporte de los hermanos de CALEM y Shaista Gohir de Muslim Women Network pude asistir y convertirme en la primera mujer musulmana en hablar en dicho tipo de evento en un entorno académico acerca de Islam y Género. Espero no sea la última vez para mí y que seamos muchas las musulmanas que podamos ser escuchadas.


Mi conferencia fue exitosa. Compartí un panel con teólogas católicas como Marlén Hino Escobar de Colombia y Andrea Sánchez Ruiz de la Universidad Católica Argentina, así como con Mateo Paganini, investigador Cordobés de lo Queer en materia de género y religión.


Me sorprendió en primer lugar la cantidad de público asistente entre estudiantes y profesores. Una tiende a pensar que la religión no le importa a nadie. Pero no. La sala estaba  llena y una vez que la sesión había comenzado seguía llegando gente. Segundo, fue grato para mi advertir el  interés fue genuino e intenso por el Islam, reflejado en las preguntas del público tanto en lo relativo a lo político, como en aspectos más espirituales.


Ciertamente la experiencia religiosa es parte integral del accionar del individuo como sujeto político, esto es, como agente que interpreta, interviene y se relaciona con la realidad y con otros. Me siento muy feliz de haber contribuido a una mayor comprensión de nuestra Fe de parte de los no-musulmanes y a despertar la curiosidad de los estudiosos de las religiones y las ciencias sociales en  general acerca del Islam, más allá de los prejuicios e ideas erróneas que circulan actualmente.


En lo relativo a la mujer, el debate se centró en torno a sus derechos y a la situación actual de la igualdad de género en los países así  llamados islámicos, especialmente en el marco de las revoluciones árabes. También se me preguntó sobre la homosexualidad y el aborto desde una perspectiva islámica. En Argentina se aprobó recientemente la Ley de Identidad de Género y el debate sobre la legalización del aborto está en la palestra hoy por hoy. Ambos temas, junto con la violencia de género, cruzaron  todas las conferencias del congreso durante los 3 días que duró. Durante el resto de los días del Congreso tomé parte en debates sobre la Violencia de género y los cruces entre Cultura y Género donde pude compartir mi visión al respecto con otros conferencistas y estudiantes.


Me di cuenta que es absolutamente necesario estimular los esfuerzos de Iytihad, por un lado, y sacar el Islam fuera de las mezquitas, por otro. Cuando la actitud es de respeto, de genuino interés por enseñar y compartir sin orgullos malsanos de ser poseedores de la verdad, el interés por aprender de quienes pueden escucharnos es también real y hay más posibilidades de lograr un acercamiento que finalmente nos lleve a un entendimiento a escala humana, como parte de una misma humanidad creada por Allah.


Feminismo Islamico Cordoba_with Logo_Vanessa Rivera (Spanish)_5 18 12 (1)
Feminismo Islámico- La Búsqueda de la Igualdad por Derecho Divino

 

FUENTE: http://nasreenamina1.wordpress.com/tag/teologia-y-feminismo/

Indignado con el patriarcado

Juan José Tamayo, teólogo
espiritualidad
may 25 2012

 

Jesús mostró su indignación de manera especial con la sociedad y la religión patriarcales de su tiempo. El cristianismo histórico ha mantenido oculta esa actitud durante muchos siglos, ya que las iglesias cristianas se han configurado patriarcalmente y necesitaban legitimar dicha configuración a través de una imagen igualmente patriarcal del propio Jesús, de su mensaje y su práctica.

 

Tampoco la exégesis y la teología fueron capaces de descubrir esa indignación, ya que han operado hasta muy recientemente con métodos histórico-críticos androcéntricos, que resultaban patriarcales en la comprensión de la realidad, en la traducción e interpretación de los textos y en las imágenes que ofrecían de Jesús en la predicación, la catequesis, los tratados de teología y los libros de piedad.

 

Hoy, gracias sobre todo a la hermenéutica y a la teología feministas de la sospecha y a los estudios de antropología cultural y de sociología del Nuevo Testamento, del cristianismo primitivo y del Jesús histórico, se está poniendo de manifiesto la centralidad de la indignación de Jesús contra el patriarcado religioso, político, social y jurídico de su tiempo.

 

Jesús reconoce a las mujeres la dignidad que el judaísmo ortodoxo les negaba en todos los órdenes. Pone en cuestión las leyes penales que condenaban con más severidad a las mujeres que a los varones, como la lapidación por adulterio y el libelo de repudio. En la escena evangélica de la mujer adúltera hay dos elementos a tener en cuenta en la conducta de Jesús: a) echa en cara a los acusadores su doble moral; b) perdona a la mujer, eximiéndola del castigo que le imponía la ley.

 

Valora muy positivamente el gesto generoso de la mujer que se presenta en casa del fariseo Simón, donde estaba Jesús comiendo, y derrama sobre él un frasco de perfume, lo que demuestra cercanía, e incluso ternura, hacia Jesús y reconocimiento simbólico de su mesianidad. En otra ocasión Jesús osa afirmar, con harto escándalo para las autoridades religiosas, que las prostitutas, los pecadores y los publicanos precederán en el reino de los cielos a los fieles cumplidores de la ley.

 

Tal modo de actuar entra en confl icto con la rigidez de los guardianes de la ley.
Pone en marcha un movimiento igualitario de hombres y de mujeres, donde el sexo no es motivo de discriminación ni de reconocimiento especial en el movimiento de Jesús.

 

El elemento común a unos y otras dentro del grupo es el seguimiento del Maestro, que exige: compartir su estilo de vida pobre, acoger su enseñanza y anunciar el reino de Dios como buena noticia a las personas pobres y marginadas.

 

Así lo pone de manifi esto un texto de Lucas que ha pasado desapercibido durante mucho tiempo: Lc 8, 1-3. Jesús reconoce a las mujeres la dignidad y la ciudadanía que les negaban la religión, la sociedad y el Imperio romano. La actitud integradora e inclusiva de Jesús provocó necesariamente confl icto, constituyó un desafío a las estructuras patriarcales del judaísmo y a su discurso androcéntrico, e implicaba un cambio revolucionario no solo en el terreno religioso, también en el político y el social.

 

Las mujeres jugaron un papel determinante en la expansión del movimiento de Jesús fuera de las fronteras de Israel. Así parecen indicarlo dos relatos evangélicos pertenecientes a dos tradiciones diferentes: el de la Samaritana, difusora de la Buena Noticia de Jesús en medio de un pueblo heterodoxo a los ojos de los judíos (Jn 4), y el de la Sirofenicia, mujer pagana que pide a Jesús la curación de su hija, poseída por un espíritu inmundo (Mc 7, 24-30; Mt 15, 21-28) y consigue vencer sus iniciales resistencias, hasta convertirlo a la concepción universalista de la salvación.

 

Pero donde se rompen todos los esquemas patriarcales de la sociedad y la religión judías es en los relatos de la Resurrección. Las mujeres, cuyo testimonio carecía de todo valor en los juicios porque se las consideraba mendaces por naturaleza, aparecen como las primeras testigos del Resucitado. Los Doce aparecen como testigos indirectos que acceden al conocimiento de la resurrección a través de las mujeres. La actitud de aquellos ante el testimonio de las mujeres concuerda con el comportamiento adoptado durante el proceso de Jesús: si entonces huyeron, ahora se muestran reticentes y desconcertados.

 

Como judíos misóginos, no creen a las mujeres. Tal fue el empoderamiento que dio a las mujeres la experiencia de la Resurrección que Pablo las excluyó de la lista de las apariciones, sustituyéndolas por los Doce y a María Magdalena por Pedro (1 Cor 15, 3-8). Pero ello no fue óbice para que el mismo Pablo reconociera la igualdad entre los hombres y las mujeres (Gálatas 3,26-28) y para que estas tuvieran responsabilidades directivas en las comunidades paulinas.

 

Coincido con Suzanne Tunc: “¡Ellas (las mujeres) son el eslabón indispensable de la transmisión del mensaje evangélico, e incluso el eslabón esencial para nuestra fe en Cristo resucitado”. Y voy más allá todavía: sin el testimonio y la experiencia de la Resurrección por parte de las mujeres, no hubiera nacido la Iglesia cristiana. Ellas se encuentran en los orígenes y en el primer desarrollo del cristianismo. Después sufrieron una marginación que dura hasta hoy, sin visos de cambio, al menos institucionalmente. En las bases, sí hay cambios, que han dado lugar al nacimiento de la teología feminista.

 

(Información publicada en el periódico Escuela Nº 3946 del 24/5/2012)

 

Fuente: http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2012/05/25/indignado-con-el-patriarcado/

 

SEXISMO LINGÜISTICO: De la punta del Iceberg al Glaciar

 

 

El lenguaje no solo está marcado por el género, sino, en general, por el arquetipo viril. Revisarlo requiere una revolución científica; ampliar el enfoque para percibir lo hasta ahora “anómalo” como normal.

 

 

 

Amparo Moreno Sardá. 05/04/2012 17:00

http://elpais.com/elpais/2012/03/13/opinion/1331658282_973510.html 


El lenguaje no solo está marcado por el género, sino, en general, por el arquetipo viril. Revisarlo requiere una revolución científica; ampliar el enfoque para percibir lo hasta ahora “anómalo” como normal.


La publicación del informe Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer, en el que Ignacio Bosque evalúa guías de lenguaje no sexista, ha abierto un debate que se ha quedado en la punta del iceberg. Propongo prolongarlo para abordar lo que oculta en aguas más profundas y qué pasa con unos glaciares que siempre dijimos que acumulan hielos perennes y hoy se quiebran a un ritmo acelerado. Porque las palabras son instrumentos para el pensamiento y el conocimiento y el masculino constituye la pieza clave de las humanidades, las ciencias sociales, la política, el periodismo...


Bosque y otros proponen continuar utilizando el masculino porque muchas mujeres no nos sentimos excluidas. Cierto. Desde que en 1910 las mujeres pudimos acceder a la Universidad hemos asumido las palabras con las que se elabora el pensamiento y el conocimiento desarrollado en torno al concepto “hombre”. Sin embargo, tras profesar, muchas y algunos hemos detectado que el masculino supuestamente genérico no permite designar a los dos sexos porque está marcado y conduce a considerar a las mujeres una “anomalía”, de acuerdo con la explicación de Kuhn sobre las revoluciones científicas. La mayoría propone hacer visibles a las mujeres mediante un lenguaje no sexista y hacen aportaciones a las distintas disciplinas “con perspectiva de género”.


Por mi parte, la lectura atenta de numerosos textos me condujo a constatar que el masculino, tal como lo utilizamos en los debates públicos académicos, políticos, periodísticos, no abarca a las mujeres y tampoco a todos los hombres porque sólo considera humano el arquetipo viril.


Por eso las mujeres nos podemos sentir incluidas en los masculinos, porque estamos donde queremos estar. Pero algunas los evitamos, conscientes de que afectan al objetivo de la cámara que utilizamos, reducen el enfoque sobre los seres humanos, dejan fuera parte de las relaciones sociales, borran matices, crean la ilusión óptica de que vemos lo universal y nos llevan a confundir lo particular con lo general. Y buscamos otras imágenes y palabras adecuadas a unas sociedades plurales y complejas que queremos cambiar para hacerlas justas y equitativas.


El primer indicio de que los masculinos restringen y tergiversan nuestro conocimiento lo encontré cuando regresé a la Universidad como profesora. Siendo estudiante, el enunciado “el hombre es el protagonista de la historia” me había permitido pasar de la versión tradicional de fechas, héroes y batallas, a otra que me ayudó a comprender el funcionamiento de la sociedad. Quise aplicar esta enseñanza a explicar la historia de los medios de comunicación y la cultura de masas. Y un día una alumna me recriminó que mi asignatura era “tan machista como todas las de esta casa”. Tenía razón. No mencionaba a las mujeres porque lo ignoraba todo. Para subsanar mi ignorancia leí y releí atentamente y advertí que la mayoría de textos académicos casi no hablan de las mujeres, que si lo hacen suelen utilizar expresiones negativas o ironías para aligerar párrafos densos… Y deduje que el hombre al que consideraba protagonista de la historia no incluía a las mujeres; los nombres propios ratificaban que solo abarcaba parte de los hombres; y las actuaciones que se les atribuían delataban que tampoco incluían a los seres humanos de sociedades a las que se menosprecia como primitivas, subdesarrolladas… Así, al preguntarme de quién hablamos cuando hablamos del hombre tuve que responder que este concepto está marcado por prejuicios androcéntricos, sexistas, adultos, clasistas y etnocéntricos, y no solo por el género, término que empezó a utilizarse para emular la cultura anglosajona.


“Para hacer grandes cosas hay que ser tan superior como lo es el hombre a la mujer, el padre a los hijos y el amo a los esclavos”. Aristóteles definió así los rasgos del arquetipo viril, sabiendo que solo podía afirmar que ese hombre es superior diciendo que otras mujeres y hombres son inferiores. Y con esta pieza elaboró una explicación para influir en la organización de la polis y lo consiguió. Hasta nuestros días. Aunque los estudiosos y estudiosas actuales ofrecen una versión opaca de sus palabras al utilizar el masculino como si no estuviera marcado y al generalizar como humano lo que el filósofo solo atribuyó a algunos hombres. Además, eliminan aspectos de su análisis que son fundamentales para comprender tanto lo que dijo como el presente.


Proyectan hacia el pasado una visión centrada en lo público que menosprecia lo privado como si fuera insignificante o anómalo. Por eso no logramos entender qué hacemos y podemos hacer cada persona con nuestra economía doméstica en relación con los negocios del consumo transnacional, con una especulación financiera que se ha alimentado de hipotecas basura y ante los paraísos que promete la publicidad y los infiernos de la marginación que dramatizan las televisiones.


No confiesan, como sí hizo Aristóteles, que consideramos “la guerra… un medio natural de adquirir bienes que comprende la caza de los animales bravíos y la de aquellos que nacidos para ser mandados se niegan a someterse”; que la guerra alimenta la apropiación privada y pública de bienes a expensas de desposeer a la mayoría de los recursos necesarios para su supervivencia; que dominar a otros pueblos no es algo espontáneo; que los varones lo han practicado tras ser cruelmente instruidos; que obliga a distribuir tareas entre mujeres y hombres adultos (“el hombre conquista y la mujer conserva”); y algunas atribuyen a los hombres toda la violencia y niegan cualquier complicidad de las mujeres, imprescindible para que las jóvenes generaciones perpetúen y amplíen el sistema. Por eso, ante una crisis que ya no permite ensalzar a los héroes ni proclamarnos superiores, porque África ya no empieza en los Pirineos, sólo sabemos alimentar el miedo… o entonar lamentos victimitas en beneficio de redentores profesionales.


Ciertamente, el concepto “hombre” que acuñó Aristóteles fue asumido en las universidades cristiano-escolásticas por los varones adultos europeos vinculados a la jerarquía eclesiástica que además debían ser célibes. A partir del siglo XII expulsaron a las mujeres, los judíos y los musulmanes de las universidades, como ha explicado Julia Varela. A medida que la cristiandad europea impuso su dominio sobre otros pueblos, transformó las relaciones sociales internas. Algunos hombres y mujeres antes excluidos nos hemos incorporado a los escenarios del poder y hemos tenido que asumirlos; y aunque la lengua se adapta a los cambios sociales, hoy sigue “firmemente asentado en el sistema gramatical del español”, como una “prisión de larga duración”, en palabras de Fernand Braudel.


Todo esto recomienda no usar el masculino como hasta ahora y tampoco sustituirlo por femeninos o doblar palabras. Y obliga a ampliar el enfoque para percibir lo hasta ahora “anómalo” como normal: a promover una revolución científica que permita hacer diagnósticos rigurosos de los problemas de nuestras sociedades para encontrar remedios eficaces. Ardua tarea en unos ambientes académicos que multiplican las evaluaciones, obligan a hacer y decir dentro de cánones estrictos y penalizan cualquier aventura.


Afortunadamente, como detectó Fernández Hermana en los noventa, más allá de estos monasterios hay vida. Otros científicos han generado instrumentos que facilitan elaborar explicaciones plurales, desde diferentes posiciones, en red, de forma cooperativa. Pero para no limitarnos a copiar y pegar hemos de pasar de la punta del iceberg al glaciar de la cultura occidental y preguntarnos con Donna Haraway: “¿Con la sangre de quién se crearon mis ojos?”.


Amparo Moreno Sardá es catedrática emérita de Historia de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona. Sobre el tema que plantea en este artículo ha publicado (1986), El arquetipo viril protagonista de la historia; (1988), La otra ‘Política’ de Aristóteles; (1991),Pensar la historia a ras de piel; (2007), De qué hablamos cuando hablamos del hombre. Treinta años de crítica y alternativas al pensamiento androcéntrico.

 

El lenguaje, marca de identidad humana: de mujeres y varones.

Por Pilar Careaga Castillo (feminista y filóloga).

 

Hace unos días, un diario nacional publicó un largo informe, sobre guías publicadas en España con recomendaciones tendentes a evitar el sexismo en el lenguaje, del académico de la Española, don Ignacio Bosque, que suscribían también 23 académicos y tres académicas de número, así como siete correspondientes, de ellos dos mujeres. No fue una declaración institucional, sino la opinión de una minoría cualificada, y como tal hay que valorarla. Algunas de estas guías llevan publicadas más quince años. Si tan mal estuvieran ¿por qué no ha intervenido la Real Academia Española cuyo lema conocido es limpiar, fijar y dar esplendor a la lengua? Y no será porque en otras ocasiones la docta corporación no haya hecho declaraciones institucionales contra usos lingüísticos legítimos que ellos no aprueban; hay antecedentes de sus críticas como más abajo se verá. ¿Pero por qué ahora este informe?


 La historia nos demuestra que siempre que un movimiento social avanza en sus reivindicaciones y consolida apoyos intelectuales y sociales, se desata una reacción directamente proporcional de las fuerzas reactivas porque ven amenazados sus privilegios. En los últimos veinticinco años se ha avanzado mucho en el camino de la igualdad de mujeres y varones: Ley contra la Violencia de Género, Ley de Igualdad, Ley de Derechos Reproductivos, Legalidad de matrimonios entre homosexuales… Últimamente los ataques a estas leyes por parte de comandos resistentes están siendo muy clamorosos cosa que se puede seguir a través de los medios de comunicación. Y ahora con iniciativas parlamentarias Parecería que la crítica a las guías citadas se ha contagiado de este ambiente.


 Vaya por delante esta anécdota alusiva a don Víctor García de la Concha, anterior director de la Real Academia Española, y sucedida en el IV Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebró en Cartagena de Indias (Colombia) en 2007. Allí en un panel en el que se le planteó que cuándo iba a tenerse en cuenta la perspectiva de género en el DRAE, él dijo que había "encargado a un grupo feminista que hiciera proposiciones y las aceptamos casi todas"…no todas, claro, "porque no quisimos hacer militancia feminista".


Precioso el relato. Queda claro que las aportaciones eran pertinentes pues de lo contrario no se habrían aceptado. Convertirse en feministas le parece a don Víctor algo horroroso. Imagínense que llega doña Margarita Salas con una batería de nombres biomoleculares, y los colegas académicos le dicen: “Margarita, a ver lo que nos traes porque solo te vamos a aceptar dos o tres, no sea que nos tomen por científicos”. Gensanta!, diría algún personaje de Forges.


 La docta corporación también demostró su alejamiento del discurso ilustrado feminista, cuando en el Parlamento Español se debatió y aprobó la Ley de Violencia de Género, y la Real Academia se pronunció en contra de que se usara la expresión violencia de género en una Ley Orgánica, alegando que en español “no existe tradición de uso de la palabra sexo como sinónimo de género”. ¡Exacto! Eso es lo que se reprocha al DRAE, que sancione voces como overbooking, free-lance o cameraman frente a los castizos sobreventa, autónomo/a, cámara, que recoja toda la serie maruja, marujear, marujeo, marujil, y que todavía no haya incorporado la acepción de género como “construcción que atribuye a cada sexo características sociales y culturales”, término ampliamente usado en sociología, antropología y el lenguaje común desde hace muchos años.


 La Real Academia Española es una institución que en su diccionario normativo y usual se lee, patriarcado: “Organización social primitiva”; sexismo “Discriminación de un sexo hacia otro” (¿?); feminismo: “1) Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres. 2) Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres”. Con respecto a la acepción 1), los académicos se olvidan de que existe la Constitución Española y la Carta de Derechos Humanos de la ONU. Las mujeres tienen los mismos derechos que los varones; los derechos ya están conseguidos legalmente ahora estamos en que sean una realidad en la calle. La acepción 2) explica claramente lo que es el androcentrismo académico: ¿Cuál será desiderátum último de una mujer? Pues, según el DRAE, tener los mismos derechos que los hombres (léase varones), porque son el referente, el canon. El feminismo se ve como algo compacto y no se recoge feminismo burgués, sufragista, católico, socialista, radical, ilustrado, de la diferencia, de la igualdad, ecofeminismo, posfeminismo..., cosa que sí se hace con las voces de otras disciplinas; en economía se define hasta la de escala, dirigida...y en sociología: nada menos que la sociología vegetal.

 

Como se ve son recomendaciones de usos y referentes verbales sexistas que, por proceder del DRAE, la comunidad hablante acepta e interioriza como si del Código Civil o Penal se tratara. Pero no es así, no es incuestionable.

 

El hombre universal, el llamado genérico masculino, no es un concepto lingüístico sino cultural patriarcal, que subsume la categoría mujer en la categoría hombre quitándola sus rasgos específicos de ser humano-mujer. Y a esto hay que buscarle solución: las mujeres no pueden construir su identidad si tienen que mirarse en el espejo de un varón; los varones se están construyendo mal porque solo se ven a ellos mismos en el universo.


De ahí la propuesta, de evitar eso del masculino genérico y de desdoblar los nombres de acción en sus formas gramaticales femeninas y masculinas. Por supuesto que en una buena novela policiaca en cualquier momento puede aparecer una víctima que deberá llevar a la captura del asesino, lo marca la preceptiva del género, nada que objetar. Cada ámbito tiene sus reglas. Por eso hay que entender que las instancias, los impresos, los títulos académicos y otros muchos documentos no pueden ir redactados sólo con la forma masculina, como el solicitante, ni que mujeres reciban cartas personalizadas con Estimado cliente Don Pilar López, o que el masculino invisibilice lo femenino o confunda: Los asturianos son simpáticos (¿sólo los varones o las mujeres también?; no desearás la mujer de tu prójimo (¿las mujeres pueden desear a la mujer o al marido de la prójima?) y de toda la vida, las conferencias se han iniciado enfatizando y nombrando a los grupos y rangos presentes acabando con el conocido… señoras y señores, cierto que en los conciertos de rock, se suele usar el ¡Hola Madriddd…, Logroñooo! y siempre nos quedará: Good moning, Vietnam! Son niveles lingüísticos diferentes. Estas guían dan pautas para redactar documentos, y se buscan los ejemplos más complicados; no están pensadas para escribir poesía.


Puede que muchas recomendaciones no le gusten a la RAE, pero si respetan la estructura idiomática no pasa nada; eso sí, la comunidad hablante, que en definitiva es quien consagra los términos, rechazará aquello que le resulte complicado, innecesario y ajeno. Quizá algunas propuestas no sean muy felices, pero tampoco lo son usos que recoge el DRAE –como los reseñados más arriba– y incluso contrarios a su propia gramática.


Hay nombres que por su etimología desarrollan formas gramaticales dobles: geólogo/a, capitán/a, fontanero/a; otros marcan el femenino o el masculino con el artículo: el/la periodista, el/la policía, el/la estilista, el/la cantante, el/la yogui, el/la modelo, el/la soldado. Si esto se hubiese mantenido así desde hace cientos de años, habríamos interiorizado el sistema y no tendríamos ningún problema: sabemos que Monserrat Caballé es soprano, y Escribá de Balaguer, cura.


Sin embargo, hay una tendencia popular en nuestra lengua a colocar aes finales en nombres que marcan el femenino con el artículo y que la RAE tiene sancionados desde hace mucho tiempo dependiente/a, presidente/a, practicante/a, asistente/a, y recientemente admite los usos de la arquitecto, la médico, la psicólogo, innecesarios y que confunden al hablante porque rompen la norma de construcción de femeninos y masculinos. Curiosamente la RAE solo aboga por estos usos en titulaciones universitarias superiores -la cirujano, la biólogo, la ingeniero-, pero hay que aplicar la norma desdoblada en obrero/a, peluquero/,; carnicero/a. No es gramática, es ideología.


Un último ejemplo: Derecho de pernada, según el DRAE, es “ceremonia de algunos feudos, que consistía en poner el señor o su delegado una pierna sobre el lecho de sus vasallos el día que se casaban.” Leído así resulta un cuadro folclórico de fiestas patronales. Pero falta la segunda parte, que nos la da el Diccionario feminista de Victoria Sau: “...casaban, pudiendo así yacer la primera noche de bodas con la mujer de sus vasallos, apropiándose de la virginidad de la recién casada y obligándola al adulterio”. Diferente ¿no?


En el largo artículo de Bosque, se reconoce la discriminación hacia la mujer en nuestra sociedad, la existencia de comportamientos verbales sexistas, el hecho de que instituciones internacionales, nacionales y autonómicas han abogado por el uso de un lenguaje no sexista y que es necesario extender la igualdad social entre mujeres y hombres, aunque se afirma que el lenguaje no es el responsable último de estos hechos y que además hay cosas muy serias como las mujeres que mueren al año por “violencia doméstica” o las grandes diferencias salariales entre hombres y mujeres. Sigue diciendo que aunque no hay discusión en nuestra sociedad sobre la discriminación, sí hay “discrepancia entre las mujeres acerca de cuáles son las medidas que la evitarían”. Como no nos ponemos de acuerdo por eso vamos mal. La discriminaciones las padecen las mujeres pero incumben a toda la sociedad: mujeres y varones.


Para acabar una reflexión: siempre que el feminismo propone nuevas vías o estrategias, el sistema se las ingenia para dirigir la mirada hacia otros lugares. El no toca ahora ya está sabido. Incluso el “conseguiríais más si dejarais esas tonterías del todos y todas porque eso distrae y no oye vuestro mensaje, con lo importante que es”, que nos recuerda al zorro y al cuervo. Pero no vamos a graznar ni se nos va a caer el queso; el lenguaje está en nuestra agenda actual pues (sigue la maestra Lagarde): “incontables mujeres construimos desde hace por lo menos dos siglos nuestra identidad de género, marca de nuestra condición humana específica. Al dotar a la palabra mujer de una historia hasta ahora misóginamente silenciada e inferiorizada, la hemos resignificado y la hemos hecho imprescindible en todo discurso abarcador. Es evidente que la condición masculina resulta limitadísima y equívoca para representar y simbolizar a las mujeres”.

 

¿HAN SUFRIDO EL MACHISMO?

Por: Revista Arcadia

14 mujeres colombianas, desde Fanny Delgado - empleada doméstica - hasta Viviane Morales - Fiscal General de la nación -, decidieron contestarle esta pregunta a Arcadia.

Clara López Obregón, Alcaldesa de Bogotá

Hace unos días, salí sin mi esquema de seguridad para revisar los estragos causados por unos pocos que irrespetaron la marcha estudiantil en la Plaza de Bolívar y un transeúnte me dijo: “Alcaldesa, usted sí es mucha macha”. ¿Cómo así que la decisión de una mujer se tiene que asociar con el comportamiento del género complementario? En los tiempos de mi abuelo la ley dejó de considerarnos como incapaces. En los de mi madre logramos el derecho al voto. Y apenas en 1983, los esposos perdieron la posibilidad de asesinarnos sin temor de ir a prisión. Aún no se cumple la máxima de que a igual trabajo, igual salario. El machismo lo aprendemos, lo vivimos y lo reproducimos en la sociedad. Por eso persiste, mata, discrimina y desplaza. Pregúntenle a una mujer afrocolombiana, a una indígena, a una sumida en la pobreza. Para ellas la discriminación es doble y a veces triple. Y atérrense, nunca en los 473 años de la historia de Bogotá una mujer había estado al mando de la ciudad más de un mes. Nos falta mucho trecho por recorrer.

Noemí Sanín, Ex candidata presidencial

Sí, el machismo persiste y es un tema profundamente cultural, arraigado en los comportamientos sociales. Lo he vivido en el pasado y lo sigo viviendo en el presente. Recuerdo cuando sufrí un desmayo en la campaña presidencial del 2002. Los medios de comunicación, sin investigación alguna, supusieron que era por una dieta, dieta que nunca existió. Ni siquiera al interior de nuestra campaña, ni en los organismos de seguridad, se analizó la posibilidad de que me hubieran dado alguna sustancia, o de reflexionar sobre qué sucedió. De ahí en adelante, en los medios solo se habló de dietas y del desmayo. Perdí dieciséis puntos en las encuestas y con el desmayo se perdió la elección, puesto que se logró mostrarme débil y enferma.

Sobra decir que ni antes ni después me he desmayado. Fue, además, muy curioso que fuera en directo en televisión. Cuando los candidatos de la época (Uribe y Serpa) sufrieron el mismo problema o uno similar, en su caso no en directo en televisión, inmediatamente se comprendió el tema y se asumió como cansancio, como que trabajaban muy duro. Trabajábamos sí, muy duro, pero los tres. Para corroborar mi aserto, cuando al candidato Mockus se le descubre la enfermedad del Parkinson todos nos solidarizamos y subió en las encuestas.

Gina Parody, Ex-candidata a la Alcaldía de Bogotá

A pesar de que en Colombia existe igualdad de derechos entre hombres y mujeres, muchos de estos derechos aún son de papel, porque aún existe una brecha en el acceso real a derechos como ‘ser elegido’. Soy la única candidata mujer aspirando al segundo cargo más importante del país, y me gustaría que fuéramos más mujeres en la contienda, la mitad por lo menos. En ese sentido es necesario seguir trabajando para que la equidad de género sea una realidad y que cada día más mujeres lleguen a ser elegidas para que puedan poner una agenda complementaria a la de los hombres en las políticas públicas.

Viviane Morales, Fiscal General de la Nación

A pesar de los avances en la participación política de las mujeres, la sociedad colombiana sigue siendo sumamente machista. Hay un alto grado de tolerancia social a la violencia física, psicológica, sexual y económica contra las mujeres. El cuerpo femenino no se respeta: una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física, dos de diez han sido víctimas de abuso sexual y muchas más de violencia psicológica. Los trabajos desempeñados por mujeres son los peor remunerados y menos reconocidos del mercado, como el empleo doméstico. El machismo, como expresión de la discriminación, persiste porque se niega o se justifica su existencia con base en prejuicios sobre la capacidad intelectual de las mujeres y su supuesta falta de autonomía. Por supuesto que he vivido en carne propia estas circunstancias. Basta recordar cómo desde la postulación de mi nombre en la terna para Fiscal General fui objeto de intromisiones en mi vida privada…¡Que yo recuerde nunca a ninguno de los seis antecesores en este cargo le habían tratado de achacar la influencia de su esposa o compañera en sus decisiones oficiales!

Sandra Morelli, Contralora General de la Nación

Sí, el machismo sigue siendo una característica de nuestra cultura.  Y se traduce, por ejemplo, en una discriminación salarial que impacta en forma directa la calidad de vida en el hogar, ordinariamente asumida por la madre, que con frecuencia funge de cabeza de familia.

Cuando inicié mi carrera de catedrática, eran evidentes las discriminaciones por razones de sexo: de los profesores se presumía el saber, pero a mí, por el contrario, los alumnos me sometían a pruebas permanentes. Claro, influía tambien la edad. ¿Y hoy? Sí. Detrás de cada insulto de un grupo de funcionarios que no me digieren y se manifiestan bajo la bandera de un muy respetable sindicato, hay una carga despectiva hacia la mujer, hacia su madurez y su cordura mental. Las mismas mujeres no me bajan de loca, demente, etc. Ese adjetivo no lo mereció ningun directivo anterior, así faltaran de manera burda a sus deberes de funcionarios públicos. El juicio sobre la personalidad de una mujer directiva, sobre su manera de ser, o más exactamente, sobre lo que ciertos sujetos quieren hacer pensar que esa persona es, no es un arma que se utilice ordinariamente contra un hombre. A los hombres se los califica por sus acciones o su ideología. La Thatcher se conoce como la dama de hierro; Reagan, en cambio, como el neoliberal. Y Reagan se refería a ella como “su mejor hombre en Europa”. En otros términos, ella fue considerada una líder mundial porque se comportaba como un hombre. Hoy en día la comunidad internacional se nota más madura al respecto: ninguna consideración sexista hacen los homólogos de Mérkel ni de Bachelet, salvo las de Berlusconi, que generan todo tipo de rechazos y situaciones diplomáticas tensas.

Yolanda Ruiz, Directora de información de RCN Radio

Creo que el machismo sigue existiendo y existirá todavía por mucho tiempo, pero celebro ser hija de la generación formada por unas mujeres que nacieron en un mundo y nos legaron otro que se está transformando. En el periodismo se siente el machismo menos que en otros campos y en mi caso he tenido muchas oportunidades pero no faltan los detalles. Muchos colegas o jefes saldan un debate de argumentos o de principios con un lacónico “Es un lío de viejas”. Y no olvido nunca cuando, comenzando mi carrera, una vez llegué a una entrevista para un noticiero de televisión y no me hicieron ninguna pregunta. El entrevistador me inspeccionó de arriba abajo como se mira a una vaca en una feria y me dijo que sí, que “tenía madera para tv” y me mandó a hacer un casting. Del lugar salí sin hacer ninguna prueba y, por supuesto, nunca trabajé allí. El personaje no lo debe recordar. A mí no se me olvida porque ese día supe exactamente la clase de periodista que no quería ser. ¿Machismo? Sí. Pero es importante cómo nos paramos las mujeres frente a eso.

Belén Sáenz de Ibarra, Directora de Divulgación Cultural de la Universidad Nacional

En la sociedad colombiana aún se presentan comportamientos y actitudes de discriminación notables no solo en razón del género sino también por la raza y el color social. La discriminación por género se da aún en los circuitos más de avanzada como en el artístico y en el campo académico.

Este tipo de discriminación trabaja de una forma solapada, callada, de esto no se habla sino más bien se esconde, de modo que no es visible pero opera. Una mujer en Colombia tiene que mostrar cien resultados más que un hombre para que se reconozcan sus logros. Hay una especie de cofradía masculina en el sector artístico y académico en donde entre ellos se reconocen cualquier cosa que hagan y se apalancan entre ellos para acceder a las oportunidades que ofrece la visibilidad y al poder de establecer criterios. Los hombres se gustan mucho entre sí. La discriminación aquí opera simplemente ignorando el valor de las mujeres, hasta que ya es innegable. A muchas mujeres en el arte se las reconoce como “gestoras”, cuando en realidad la mayoría lo que hacen además de ser gestoras de sus causas y de las causas del sector, es aportar pensamiento y conocimiento nuevo. Las artistas, las curadoras, las críticas y académicas del arte tienen que tener una fuerza y un carácter muy especial para lograr proyectar su trabajo en el país y fuera de él.

Carmen Millán, Profesora titular U. Javeriana, Instituto Pensar

Educación sentimental. Bombardeo mañanero desde la radio que sopla “perrea mono perrea” o sarta de chistes flojos con eco en las chicas que acompañan con sus risas cómplices las expresiones pretendidamente cómicas de sus colegas. Y yo ahí, rehén de eso: siento que si le digo al conductor que cambie de emisora, me bota en medio del aguacero, sin llevarme a mi destino. La dosis se repite en la noche: “mía, aunque tu vayas por otros caminos, nunca te olvides sigues siendo mía,” recuerdan los boleros y hasta agradezco que sean boleros. 90-60-90- La estética traqueta que impone el “porque te quiero te opero” sin sustituir del todo al “porque te quiero te aporrio”, carga con la violencia contra los cuerpos que no se acomodan a las medidas que llaman “de reina” y contra el reconocimiento de la subjetividad de las mujeres. Cala tan hondo el discursito de los centímetros, que el tradicional regalo para ese ritual de pasaje que son los quince años de la niña, ha venido convirtiéndose en promesa de la cirugía estética en busca de las mejoritas. “Voy a ser modelo,” dicen las niñas de un jardín del Distrito. “Voy a ser reina”, dicen otras chicas, estas ya de carreras universitarias y, cosa triste, algunas lo logran y en sus colegios y universidades contabilizan aquello como un indicador de desempeño.

Amparo Grisales, Actriz

Realmente al machismo, mejor conocido como verdadera hombría, le he sacado muy buen provecho. Por el contrario, el feminismo es, y sigo sin entenderlo, el movimiento que ha traído ciertos inconvenientes a mi vida, pues las feministas camuflan sus pocas virtudes femeninas atacándome… ¡y no de la risa! Jejeje. Y un ejemplo, entre muchos, fue el de Florence Thomas, cuando fui portada de la edición más vendida hasta la fecha de la emblemática revista Soho. Y ni hablar de cuando salieron a la venta los productos de Amparo Grisales para seguir siendo siempre una hermosa mujer.

Lucia Donadio, Editora y escritora

El coordinador de bachillerato del colegio donde me habían contratado para dictar cursos de literatura, me preguntó si ya le había pedido permiso a mi marido para trabajar. Me sentí extrañada con la pregunta y le dije que yo no tenía que pedirle permiso a nadie para aceptar un trabajo. Me miró de nuevo y me dijo: “Las que trabajan sin permiso del marido empiezan a enfermarse o a pedir horas y días libres para atender asuntos familiares. Así que por favor confirme con su marido que está de acuerdo antes de firmar el contrato que ya está listo en mi escritorio”. Cuando fui a firmar el contrato unos días después, me preguntó lo mismo y me quede callada, hasta que se exasperó y me lo tiró para que lo firmara. Nunca dejó de mirarme raro en los dos años que trabajé en el colegio. Nunca dejé de sentirme mal con él, pero tampoco había la posibilidad de cruzar palabras. Sus ojos solo hablaban ese idioma.

Paola Gaviria; Historietista

No puedo decir claramente que me haya sentido afectada, pero eso no quiere decir que no exista machismo. Yo me hago la siguiente pregunta: en las facultades de artes hoy en día estudian más mujeres que hombres, pero cuando uno va a las galerías o ve el panorama artístico la mayoría de los nombres más notables son de hombres, me pregunto si eso tiene que ver con el machismo. En el caso particular de las historietas, somos muy pocas las mujeres historietistas activas. Siempre ha sido un medio de hombres en el que históricamente sí ha habido machismo, pero también ha habido cierta timidez nuestra, como mujeres, con respecto a atrevernos a usar el formato para contar las historias que a nosotras nos parecen interesantes. Esto, por fortuna, ha ido desapareciendo.

Zheger Hay, Procuradora delegada para Derechos Humanos

Siendo el machismo tan convencional, tan del orden establecido, ¿qué pasa con los que nos rebelamos contra ese estado de cosas? En mi experiencia personal, mi mayor gesto de rebeldía, haberme ido al monte para desbaratar el mundo, amasarlo de nuevo y construir una nueva sociedad con equidad en las relaciones entre hombres y mujeres, fue descubrir formas tan crueles de machismo como las de esa sociedad que quería cambiar. A veces disfrazada de delicadeza: “eso no debemos encargárselo a la compañera, hay que considerarla por ser mujer”. O: “¿no quiere ser igual a nosotros, pues ahí tiene, cargue igual que nosotros, la menstruación y sus problemas no existen y de parir y criar ni hablemos”. Y en Cuba, donde se hizo una revolución que trastocó de verdad el orden establecido, el machismo no solo no desapareció sino que es realmente cerrero, ramplón.

Fanny Delgado, Empleada doméstica

Claro que sí existe el machismo. Los hombres lo creen a uno bruto. Haga uno lo que haga, uno es bruto. Si quiere estudiar después de tener hijos, le dicen a uno que cómo se le ocurre, que uno es bruto. Todo el día le dicen a uno que no sirve para nada. Y lo vigilan. Que dónde está, que adónde fue. Hay que pedirle permiso al marido hasta para ir a comprar la leche. Que ya vuelvo, que no me demoro. Lo dejan a uno trabajar, sí, pero si uno llega tarde, con los trancones que hay, ya se lo están echando en cara a uno: que qué hizo, que por qué se demoró, que dónde está la comida. Porque para eso sí resulta que uno sirve, para hacerles de comer.

Doris Güesá, Vendedora en la Plaza de mercado de Paloquemao

Disculpe, sumercé, ¿qué es el machismo?
Tomado de:http://www.revistaarcadia.com/impresa/articulo/han-sufrido-machismo/26376
Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo:  REVISTAARCADIA.COM

25 DE NOVIEMBRE: DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

NO OLVIDES TU LAZO LILA

El próximo 25 de noviembre conmemoramos el Día Internacional contra la Violencia Machista. Un día al año para que se hable, se visibilice, se reflexione sobre ese reducto de desigualdad lacerante que es la violencia hacia las mujeres por el simple hecho de ser mujeres y que,  a día de hoy en nuestro país,  ya se ha cobrado la vida de 55.

 

Afortunadamente desde hace unas semanas podemos hablar en pasado del  terrorismo que ha atenazado a nuestro país durante más de 40 años. Ójala y no tengamos  que esperar tanto para igualmente poder  hablar en pasado del  terrorismo machista que en mucho menos tiempo que el otro, se ha cobrado más víctimas algo que denota un importante  déficit democrático.

 

Pensamos que en la lucha contra la violencia hacia las mujeres aparte de las políticas multidisciplinares concretas, se tienen que dar políticas de gestos , gestos de la clase política, -como referentes que son para la ciudadanía que les nombra representantes-, y han de visibilizar su repulsa con el  objetivo de que incidan en el imaginario simbólico.

 

Por eso pedimos insistentemente a través de las redes  #unminutodesilencio en los mítines por las mujeres asesinadas por la #violenciamachista.

 

Por eso el próximo #25N en las redes cambiaremos nuestra habitual foto de perfil en Facebook, en Twitter  por la de un lazo lila, símbolo de esta lucha… ¿Te unes?

 

FUENTE: http://www.ciudaddemujeres.com/?p=413

 

Mujeres sin espejos y lectura de la Biblia con ojos de mujeres

Por GRACIELA DIBO

 

Mujeres sin espejos son aquellas mujeres que despiertan a una nueva conciencia de sí y del mundo en el que viven. Es una metáfora nacida en espacios de espiritualidad, donde las mujeres hemos aprendido a leer e interpretar la Biblia con ojos de mujeres.

 

Decimos con ojos de mujeres, porque la neutralidad no existe, porque nuestro cuerpo sexuado en femenino siente, piensa, desea y actúa de manera diferente al cuerpo sexuado del varón.

 

En las prácticas de Lectura Popular de la Bibliacon ojos de mujeres, nacidas en el tejido más amplio de la teología de la liberación en América Latina, hemos aprendido a leer el texto sagrado de nuestra vida en diálogo creyente con el texto sagrado de la Biblia. Nos tomamos en serio la invitación del método vida-texto-vida y para eso partimos de nuestra realidad de lectoras abriendo espacios de narración y escucha de la propia experiencia.

 

Ponemos en el centro nuestra vida, aceptamos la autoridad que circula cuando cada una dice su propia palabra, la integra con las del grupo y así generamos nuevos significados. Cuando una mujer, en presencia de otras mujeres, en diálogo crítico con la Biblia, parte de sí, toma la palabra y narra su historia acontece en ella un “nuevo nacimiento.” Reinterpretarse es como “hacerse a sí misma de nuevo” y, al mismo tiempo, rehacer el mundo. El “círculo hermenéutico sexuado en femenino” es lugar teológico posible donde acontece lo divino. De ahí su eficacia transformadora.

 

Las mujeres sin espejos son las que despiertan -cansadas de esforzarse por adecuarse a lo establecido para ellas o de soportar la violencia- y dicen ¡basta! No es una queja o una protesta estéril. Al contrario, el malestar, cuando se comparte, se discute, se critica y analiza, se convierte en energía creativa para el cambio. Decir “no tengo espejo” es ponerle nombre, a tiempo, a la inadecuación y el desajuste, entre lo que las mujeres desean y esperan vivir y lo que los mandatos sociales les asignan como roles predeterminados a cumplir en las diversas situaciones de vida cotidiana. Esta insatisfacción produce síntomas que van desde la queja cotidiana hasta padecimientos y trastornos más graves de la salud integral. Acontecen cuerpos de mujeres cansadas, dobladas, enfermas, sin capacidad de movilidad y expresión creativa, temerosas de decir lo que piensan, adaptadas a la violencia para sobrevivir. El deterioro de los cuerpos femeninos es una textura silenciosa donde se anclan cotidianamente los desequilibrios sociales.

 

Una expresión del desequilibrio es la ausencia de espejos significativos, recíprocos, dialogantes. Puede ser la ausencia de un varón como interlocutor válido, o también, convertido, por la violencia que ejerce, en el peor enemigo para sí mismas y para sus hijos e hijas. Puede ser también, ausencia de madres, hermanas, vecinas y amigas, compañeras de estudio o trabajo, que no siempre son aliadas en estos procesos para dialogar, recrear y reiniciar la vida.

 

En estos espacios de Lectura Popular de la Biblia, las mujeres no son juzgadas de antemano, sino recibidas y aceptadas. Descubren la sabiduría de Dios que las está buscando, que hace nuevas todas las cosas y quiere la vida plena y la libertad y el gozo de sus criaturas. Es en medio de esta confianza en la propia verdad que muchas se atreven a reconocer: “Ya no tenemos espejos donde mirarnos,” “los espejos que teníamos ya no nos sirven,” “aun sin espejos queremos seguir adelante,” “¿no habrá otros espejos donde mirarnos?”.

 

Estas buscadoras se parecen a aquella mujer encorvada que se hace presente un sábado en la sinagoga. Con su cuerpo encorvado parecía decir “no tengo espejo.” Al verla, Jesús piensa con ella, al llamarla dialoga con ella, al imponerle sus manos es enderezada. Al alabar a Dios, ella refleja la fe de su pueblo.

 

Nuestra vida cotidiana es un juego de espejos, ausentes y presentes, como fue aquel sábado para la mujer. El deseo de crear nuevas posibilidades de vida nos está llevando a muchas a buscar un camino de espiritualidad en diálogo con la Biblia, que nos gusta llamar “holística.” “Holística” porque queremos unir el cuerpo y el alma, sentimientos e ideas, lo social y lo religioso, la inteligencia y la fe, lo privado y lo público, la vida cotidiana y la acción política, porque sabemos por experiencia que juntas hacen a la complejidad de la vida humana.

 

He visto en estas prácticas de espiritualidad holística que las mujeres se sienten sanadas en sus cuerpos, legitimadas en su conciencia, enderezadas. A partir de ahí, enderezan el mundo. Recuperan la alegría de vivir y se trascienden a sí mismas tomando decisiones vitales para ellas y yendo más allá de la propia familia. Las mujeres enderezadas por Dios, a través del poder de la palabra femenina que autoriza y legitima, son generadoras de nuevos círculos de autoridad, de resignificación de la fe y de acción política.

 

Hay muchas formas de ser espejo para las mujeres sin espejos. Podemos formar círculos de mujeres en búsqueda y transformación. Romper los círculos de silencio que evitan comprometerse con las que sufren la violencia en cualquiera de sus formas. Y también, podemos comenzar por la acción tan cotidiana y al alcance de todos como es el lenguaje. El lenguaje cotidiano no es espejo cuando dice con rodeos: “violencia de género” o “violencia doméstica.” Es un pecado que clama al cielo y que exige denuncia y compromiso con las víctimas y los victimarios. Los referentes sociales (educadoras/es, sacerdotes o religiosas, médicos, los medios de comunicación, etc.) pretenden solidarizarse, pero: ¿no no se dan cuenta de que con esas frases siguen invisibilizando a las mujeres condenándolas a seguir siendo víctimas? Porque, “género” no es igual a mujeres; es sólo una categoría de análisis para explicar cómo la sociedad determina significados, roles y comportamientos sociales para varones y mujeres. Una acción política “especular” sería denunciar claramente la “violencia contra las mujeres” y educar preventivamente para evitarla. No más violencia y más espejos para otro mundo posible.

 

FUENTE: http://www.alandar.org/spip-alandar/?Mujeres-sin-espejos-y-lectura-de

 

ENCUENTRO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE DE ACCIÓN Y PRACTICAS FEMINISTAS

ELCAP FEMINISTA

  

Hola a todxs a partir de hoy y hasta el próximo 20 de octubre pueden realizar su inscripción para participar en el ELCAP Feminista, que se realizará en Bogotá (Colombia) entre el 18 y 21 de noviembre de 2011. Recuerda que la inscripción no tiene ningún costo. 

 

Para diligenciar el formulario de inscripción sigue este enlace:

 

http://www.elcapfeminista.org/p/inscripciones.html

 

Recuerden que el ELCAP se realiza desde la auto-gestión, por lo que es muy importante que todas las personas que vayan a participar se inscriban, pues los temas logísticos se facilitan más si sabemos cuantas personas aproximadamente participarán!

 

Si quieres más información sobre el encuentro no dudes en visitar:  http://www.elcapfeminista.org/  ó síguenos en Facebook y Twitter!

 

SEPA POR QUÉ USTED ES MACHISTA

Por: María Elena Walsh*

  1. Porque le falta el principal de los sentidos: el del humor.
  2. Porque se siente Dios, aunque no sea Ministro.
  3. Porque cree todo lo que le dicen los medios (o miedos) de difusión de la Argentina actual, y ya tiene el cerebro más lavado que mate cebado por un polaco.
  4. Porque su mamá es una santa, por lo tanto las demás mujeres son unas brujas.
  5. Porque su mamá es una bruja, por lo tanto las demás mujeres también.
  6. Porque no tiene mamá y no consigue quien lo mime.
  7. Porque en realidad le gustan más los hombres, aunque no ejerza.
  8. Porque quiere hacer mérito ante los centros de poder, exclusivamente masculinos: empresariado, Fuerzas Armadas, animadores de TV, deporte, sindicatos, clero, pompas fúnebres, etcétera.
  9. Porque todo ese asunto de la gestación y el parto le da miedo y asquete, como la educación sexual al Ministro de Educación.
  10. Porque usted tiene los mismos atributos de Woody Allen pero no le dan el mismo resultado.
  11. Porque no soporta la idea de un rechazo sexual hacia usted o hacia otro, y cree que la bella siempre debe estar a disposición de la bestia.
  12. Porque usted no vive en el presente (y para eso lo ayudan mucho) sino en la prehistoria mental, y se da manija con tangos del 40.
  13. Porque usted es burro y en lugar de corregirlo con tiempo y esfuerzo lo disimula con agresividad.
  14. Porque usted es culto pero culturiza fuera de la maceta, y leyó a Julián Marías y no a Simone de Beauvoir.
  15. Porque en el fondo es antisemita, antinegro, antiobrero, antijoven, pero como eso ya no corre se desquita con la misoginia, que aquí y ahora viene con premio (pero no se descuide: por poco tiempo más).
  16. Porque usted ama el orden por sobre todo, y cada cosa en su lugar las mujeres en la cocina (o en cueros en tapas de revistas), y Pinochet, Castro y García Meza en el poder.
  17. Porque cree que la inepcia es cuestión de sexo, que es como creer en la cigueña o en elecciones inminentes.
  18. Porque teme que las mujeres hagamos rancho aparte, y no piensa que son los hombres quienes lo inventaron y perpetúan. (Ver punto 8.)
  19. Porque supone que la mujer quiere imitar al varón, y no sabe que antes muerta que imitar a semejante fabricante de desastres, desde la guerra atómica hasta el IVA.
  20. Porque le gusta que al mundo lo manejen los colectiveros.
  21. Porque tiene mucha paciencia para dejarse pisar la cabeza por cualquier matón y muy poca para comprender errores de mujeres, que al fin y al cabo son, históricamente, debutantes en la mayoría de las profesiones.
  22. Porque teme que las mujeres "pierdan la femineidad", cosa imposible de perder, salvo que usted llame así a cosméticos y pilchas.
  23. Porque usted teme que le roben algo y no sabe bien qué, a pesar de que a diario lo saqueen y basureen, y no precisamente las mujeres.
  24. Porque es sincero, y vale más machista recuperable que "feminista" patrocinante como un papito que a las pretensiones femeninas dice que sí PERO...

Ahora ya sabe. Con estos 24 puntos usted ahorra años y fortunas en psicoanálisis. Usted puede ser hombre o mujer, el machismo tampoco es cuestión de genes: poca gente más machista que algunas mujeres, sólo que ellas lo son por instinto de conservación, por despiste, por imitar a los hombres, por comodidad o porque así las dejan hablar por TV. Usted también lo es por todas estas razones pero además porque se cree superiorcito: hace unos 10.000 años que le pasan el aviso y claro, usted sigue comprando un producto inexistente. Ahora puede seguir siendo machista, pero con apoyo logístico. No se trata tampoco de ejercer la represión desde estas páginas. Es posible que la perseverancia le acarree aplausos y sensación de deber cumplido, amén de las palmadas de la patota. Pero ojo que no hay premio mayor que saberse persona inteligente y civilizada. Si no opta por eso, estará contribuyendo a la contaminación mental, que es la que nos mata. Y no la humedad.

Estará inflando la maquinaria del prejuicio y la prepotencia y al fin se va a quedar solo como un ciempiés, de luto, convertido en drácula de utilería y en hazmerreír de las criaturas primaverales.

*(Buenos Aires, 1 de febrero de 1930 – Buenos Aires, 10 de enero de 2011) fue una poetisa, escritora, música, cantautora, dramaturga y compositora argentina, que ha sido considerada como «mito viviente, prócer cultural (y) blasón de casi todas las infancias». Por su parte, el escritor Leopoldo Brizuela ha puesto de relieve el valor de su creación diciendo que «lo escrito por María Elena configura la obra más importante de todos los tiempos en su género, comparable a la Alicia de Lewis Carroll o a Pinocho; una obra que revolucionó la manera en que se entendía la relación entre poesía e infancia». Especialmente famosa por sus obras infantiles, entre las que se destacan el personaje/canción Manuelita la tortuga y los libros Tutú Marambá, El reino del revés y Dailan Kifki, es también autora de difundidas canciones populares para adultos, entre ellas Como la cigarra, Serenata para la tierra de uno y El valle y el volcán. Otras canciones de su autoría que integran el cancionero popular argentino son La vaca estudiosa, Canción de Titina, El Reino del Revés, La pájara Pinta, La canción de la vacuna (El brujito de Gulubú), La reina Batata, El twist del Mono Liso, Canción para tomar el té, En el país de Nomeacuerdo, La familia Polillal, Los ejecutivos, Zamba para Pepe, Canción de cuna para un gobernante, Oración a la justicia, Canción de caminantes, etc. Entre sus álbumes destacados se encuentran Canciones para mirar (1963) y Juguemos en el mundo (1968). La conocida película de dibujos animados Manuelita (1999), dirigida por Manuel García Ferré para el público infantil, se inspira en su famoso personaje y reúne sus canciones.Durante toda su carrera publicó más de 20 discos y escribió más de 50 libros. A lo largo de su vida formó pareja con la folklorista Leda Valladares, la directora de cine María Herminia Avellaneda y la fotógrafa Sara Facio, con quien vivió desde inicios de la década de 1980 hasta su muerte.
(Tomado de:http://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_Elena_Walsh)
Tomado de:http://www.literatura.org/MEWalsh/MEW_machista.html(Aparecido originalmente en la revista Humor, 1980).

Retrato de María Elena: fotografía intervenida con pintura, obra de Sara Facio.

XIV congreso Internacional de la ESWTR Salamanca (España) 24-28 de Agosto de 2011-08-30

Crónicas de una congresista

24 de Agosto, miércoles. LA  ACOGIDA.


Las congresistas iban llegando con entusiasmo y muchas ganas de encontrarse. Algunas de ellas, conservando nexos de afecto y trabajo compartido desde hace años; otras, que viajábamos por primera vez a un encuentro de estas características, con la ilusión puesta en una aventura: conocer, convivir y aprender de las maestras.


Caras conocidas por Internet o los medios de comunicación, ahora de carne y hueso, yendo y viniendo por el recibidor de la casa de espiritualidad de los padres paules, en esta ocasión en la soleada ciudad de Salamanca.


Chapurreando el inglés y sirviéndonos del lenguaje internacional de los gestos y la comunicación no verbal, pudimos ir alojando a todas en sus respectivas habitaciones y les dimos las indicaciones fundamentales para los días siguientes.

 

Nos alojamos en Casa Provincial de la congregación de la Misión de los Padres Paules situado en Santa Marta de Tormes a 2 kilómetros del centro de la ciudad, se comenzó a habitar en septiembre de 1957; Un total de 300 habitaciones, sólido, bien construido y precioso edificio. Una amplia Iglesia en el centro, extenso, un salón de actos con espacio para más de cuatrocientas personas y dos hermosos patios interiores, uno situado alrededor de la casa que nos permitía pasear o estirar las piernas, y otro interior, que recordaba la claustro primitivo del edificio, en el que nuestras compañeras congresistas artistas, habían colocado una exposición permanente de esculturas temáticas sobre el congreso. A lo largo de estos días, habría igualmente una muestra de arte pictórico en uno de los corredores del claustro, en ese intento de unir arte y espiritualidad como camino de desarrollo y crecimiento teológicos. Y una iniciativa espontánea de dejar plasmada nuestra fotografía en una composición final.


Curiosamente, en algún momento de la historia, este edificio estuvo lleno de seminaristas, hoy en las puertas del siglo XXI, estaba ocupado por mujeres teólogas, que sin duda, con aires frescos y renovados, le dejarán huella.  

 

Actualmente está ocupada en zonas: La mitad del edificio, parte Oeste, constituye el Centro de Espiritualidad San Vicente de Paúl, con más de cien habitaciones, bien preparadas para recibir huéspedes. La otra mitad, parte Este suele estar vacío en invierno, pero lleno durante el verano. El pabellón del Sur es la vivienda de la comunidad. Dispone igualmente de amplios paseos y hermosos jardines bien cuidados que invitan a la meditación y al recogimiento.

 

Durante toda la tarde, fue emocionante encontrarse de cerca con nombres de teólogas españolas y extranjeras que nos sonaban por las lecturas de sus libros y artículos, y que en este momento, las teníamos delante de nosotros. Por fin le poníamos cara y sonrisa a nuestros referentes teológicos y docentes.


Nos entregaron a todas acreditaciones diferenciadas por colores y formas que n os permitirían configurar en los días siguientes, los talleres y grupos de trabajo. Tendríamos unas horas antes del acto inaugural y la cena después. Comenzaríamos la jornada al día siguiente muy pronto, casi al amanecer…

 

Para la conferencia inaugural os convocaron a todas en el salón de actos del edificio. Más de doscientas congresistas, allí reunidas, procedentes (y eso es lo más emocionante)  de países como: Austria, Bélgica, Croacia, Hungría, Georgia, Holanda, Hungría, Italia, Islandia, Lituania, México, Polonia, Portugal, Reino Unido, Republica checa, Rumania, Suecia, suiza, además de Alemania y España.


En la mesa de presentación se encontraban representantes de la directiva de la asociación europea de teólogas feministas así como miembros del comité organizador, que se encargarían de presentarnos a sus miembros así como a las personas colaboradoras,  explicarnos la estructura del congreso y normas de funcionamiento general.


En todo momento se procuró la traducción simultánea (con traductores contratados para tal fin, o por las propias organizadoras), al español, alemán e inglés, como idiomas oficiales del congreso, y que permitiera la total comunicación entre todas las congresistas.


Pero antes el equipo organizador nos amenizaría con la voz de Lidia Pujol acompañada a la guitarra por Pau Figueras. Canciones hermosísimas tradicionales que contaban historias de mujeres. Historias de esperanza, de dolor, de sueños rotos, de desesperación, o del amor más intenso con finales para todos los gustos. 

 

25 de Agosto,  jueves. ESCUCHAR

 

A las siete y media de la mañana se organizaron los grupos de ritual. Había varios rituales simultaneaos, en español e inglés. Durante ellos, compartíamos reflexión de textos simbólicos para nosotras, movimiento y respiración, canto e imágenes… todos los elementos necesarios para conformar un entorno de meditación, unión, fraternidad y entusiasmo que nos permitiera disfrutar y fortalecernos del resto de la jornada que sería intensa. 


Al terminar los rituales, de una media hora de duración, nos íbamos a desayunar. Un buen café caliente con pan,  mantequilla y complementos. Suficiente para comenzar el día con ganas y más despiertas, claro. A las 9 en punto comenzaban las conferencias en el salon de actos. La primera mesa plenaria estaba moderada por la Doctora Helen Schüngel-Straumann.

 

En primer lugar intervino la Doctora Teresa Tolbi de Portugal. Su conferencia se titulaba: Sororidad en diferentes voces? Religión, Secularismo y Derechos de la Mujer. 

En su exposición, la profesora Tolbi, nos explicaba cómo la religión se sigue utilizando hoy en muchos entornos, como estructuras de apoyo y justificación de formas de exclusión y xenofobia. De la misma forma que sucede con algunos discursos sobre derechos humanos y derechos de las mujeres. Dichos postulados se utilizan desde ámbitos políticos y de los medios de comunicación que conduce a la manipulación de opinión y a la difusión y afianzamiento de estereotipos que entran en contradicción con los postulados que tratamos de promocionar desde la Teología Feminista.


Hemos de afianzar expresamente nuestra intención de ser acogedoras de las diferentes voces que nos caracteriza; entre nosotras, no debería de haber ninguna voz predominante sobre las otras. Todas las voces de mujeres deben ser igualmente consideradas, en tanto que son igualmente valiosas. En Europa hay otras religiones al margen del Judaísmo o el Cristianismo, e ir puliendo esa creencia generalizada en muchos foros sobre la influencia negativa y paralizante de la espiritualidad sobre la promoción de las mujeres en todas sus dimensiones. No es la espiritualidad, sino las estructuras enmascaradas en ella, quiénes dificultan la paridad de las mujeres dentro de las religiones.

 

En segundo lugar, intervino la Teóloga Mª José Torres de Madrid, con su conferencia: Feminismos Populares y luchas migrantes. Nuevos escenarios para la Teología feminista en Europa.


En esta ocasión se nos pone de manifiesto cómo la teología feminista, necesariamente debe estar directamente entroncada con las experiencias cotidianas de las mujeres corrientes. Nos sitúa en su entorno habitual de trabajo teológico: el barrio madrileño de Lavapies, en el que se mezclan culturas, tradiciones, problemáticas, dolencias, sueños, proyectos…Nos hace ver como los muros construidos entre mujeres inmigrantes y autóctonas, se levantan interesadamente por parte de las estructuras políticas imperantes que tienen como único objetivo mantener la hegemonía y el dominio, a través de la división. Pero una vez que es posible unirse par defender derechos compartidos, las fronteras impuestas, van cayendo casi solas. Mª José refuerza sus postulados añadiendo que “necesitamos hacer teologías feministas también desde las calles y plazas y ser sirve de apoyo de los textos bíblicos (Sab 6,14,16; Ap 22,2). Considera que la Teología feminista tienen también vocación popular, emerge del cruce cotidiano vital, conviviente de mujeres distintas en su lucha por la vida; la teología, añade, necesita bajar a la existencia concreta y nos relata dos experiencias específicas en las que se encuentra inmersa en estos momentos: los movimientos ciudadanos de lucha por “papeles para todas” y su participación en el colectivo “Territorio Doméstico”, haciéndonos participe de la doble dimensión de la teología feminista desde su punto de vista: ciudadano e inter-espiritual.

 

Se puso de manifiesto en las preguntas posteriores de las asistentes, cómo estas dos dimensiones universitaria, investigadora, teórica está íntimamente unidad a la dimensión diaria, cotidiana y de acción social comprometida. Ambas deben formar parte de la Teología Feminista. 

  

Sobre las 11 de la mañana teníamos una pausa para compartir un café con dulces en el comedor, estirar las piernas y lo más importante, convivir y compartir conclusiones con nuestras compañeras.  Era buena ocasión para charlar, reír y practicar idiomas…

 

Y después, de nuevo al trabajo. Volvemos al salón de actos. Las comunicaciones estaban moderadas en esta ocasión por la Doctora Annabelle Pithan.

 

En la segunda parte de la mañana, intervenían la Doctora mejicana Marilú Rojas,  con su comunicación sobre la Ecosofia como diálogo epistemológico entre las teologías feministas de Europa y América Latina; La Teóloga Pilar Yuste con su amplio y detallado estudio sobre la ciudad de Jerusalem-Al Quds, considerada como alquibla religiosa, personal y global de las religiones, y cómo puede llegar a convertirse en símbolo de paz mundial para nosotras hoy. Y finalmente, la doctora alemana María Häusl, que nos habló del libro de Esdras-Nehemías y la toma de conciencia de la problemática de la convivencia intercultural relatada, tratada y resuelta en los libros bíblicos.


Siempre es interesante escuchar este tipo de ponencias variadas en estilos y formas, que nos hace tomar conciencia también a quiénes escuchamos de lo variadas y ricas que podemos llegar a ser cuando, en este tipo de foros, somos un único oído, y un único corazón, aunque nuestras voces sean tan diversas. El resto de la tarde lo aprovecharíamos para reunirnos en los talleres temáticos, descansar, pasear, conversar y seguir compartiendo.

 

Uno de los acontecimientos que se contemplaba en este encuentro era la celebración del 25 aniversario de entidades teológicas feministas, que ya en su momento iniciaron su andadura, no sin dificultades, pero que ahora se enorgullecían del trabajo realizado. Entre las que celebraban cumpleaños: la asociación europea (ESWTR), Dones de Barcelona, FEM y Mujeres y Teología. Todas ellas traían regalos para compartir: muestras fotográficas, preguntas para el recuerdo, actos compartidos y comprometidos como los pañuelos en la Almudena (documentado fotográficamente) y el acto más emotivo: la formación de uno de los símbolos más apreciados para todas las mujeres creyentes. Entre todas, configuramos una figura de  María Magdalena, en medio de un rito simbólico lleno de emotividad, silencio y velas. Sería un momento perfecto para irse a descansar, encomendadas a esta santa aún por reconocer en toda su magnitud. Había sido una jornada para la meditación de todo lo escuchado.    

 

26 de Agosto, viernes. COMPRENDER

 

La jornada del viernes sería algo diferente a las demás. Aunque había organizadas conferencias y comunicaciones, asi como rituales. El resto de la tarde las mujeres pertenecientes a la asociación europea, tenían jornadas intensivas de trabajo: discusión sobre estatutos, cuotas, pagos, cambios de directivas…


El resto de congresistas no asociadas, podríamos aprovechar para descansar, visitar la ciudad o los alrededores, y las más intrépidas, acudir a las asambleas para ir viendo qué se cuece en el interior de la entidad europea y decidir si se inscribían a la misma o no.


La mañana de trabajo se inició con la conferencia plenaria moderada por la profesora Estela Aldave, de Zaragoza. La primera ponencia corrió a cargo de la profesora Ulrike Auga, que pese a su juventud, nos regaló a todas, un magnífico trabajo y de alto nivel sobre Las teologías feministas ante el biopoder. Plenitud humana y la urgencia de una Bioteología Crítica transreligiosa. En segundo interviene la Doctora Carmen Bernabé y su ponencia titulada: Rememorar los orígenes para reformular nuestra identidad en un mundo secular y globalizado.


Siempre es hermosa esa frase que da titulo a un libro de la congregación teresiano, de Volver a las fuentes, como vía necesaria, aunque duela a veces, de volver la vista hacia nuestros orígenes, nuestra tradición, nuestros pilares de fe. Rememorar, o al menos conocer, cuáles son esos pilares que nos sustentan hoy. Sobre todo, tomar conciencia de cuáles de esos valores nos ayudan y alientan a seguir adelante, y cuáles de ellos debemos dejar en el camino porque constituyan un lastre para nuestra aventura de conquista de espacios de espiritualidad, unidas a nuestro crecimiento y desarrollo como mujeres de nuestro tiempo, y también como mujeres de fe.


Las tradiciones, la violencia, los esquemas culturales de la sociedad patriarcal, que tantas veces hemos de revisar en nuestra búsqueda de fuentes, no deben ser referentes nunca más para las mujeres. Y aunque hayan sido legitimados desde la teología y la tradición, poco a poco, vamos siendo lo suficientemente aleccionadas como para discernir, que Dios* ya no puede justificar ningún tipo de violencia o represión contra nosotras, ni contra ningún otro ser humano. Quién legitima estos valores, es que no lleva a Dios dentro. Afortunadamente, estamos aprendiendo y avanzando en esta línea del discernimiento. 

 

En la segunda parte de la jornada, las comunicaciones moderadas por la doctora Rita Perintfalvi, de Hungría, comenzaban con el trabajo de la doctora Korina Zamfir de Rumania y que versaba sobre el discursos, autoridad y género en las epístolas paulinasEste libro bíblico ha sido habitualmente utilizado como referente del lenguaje sexista y discriminativo hacia las mujeres, y cuya lectura ha provocado en más de una de nosotras, cierta repulsión.

 

La ponencia explica cómo las epístolas paulinas, prohíben a las mujeres enseñar en público y a ejercer la autoridad. Con qué seriedad y entrega, se han planteado algunas estructuras eclesiásticas estos postulados. Si cumplieran con tanta rigidez todos sus principios, quizás estaríamos hablando hoy de una iglesia nueva!!!! Pero desgraciadamente, estos hechos comentados en la primera carta a Timoteo (2,11-12), a ojos de la sociedad y cultura de su tiempo, fueron expresamente puestos en práctica sin ningún tipo de fundamento teológico de peso.


A pesar de todo, es un privilegio poder contar en este tipo de congresos, con figuras de teólogas profesionales, que pueden desempeñar su trabajo en centros de formación y universidades, y que sirven de referentes a nuevas generaciones de mujeres apasionadas por cambiar el mundo, el mundo de las mujeres o su propio mundo, desde la perspectiva teológica feminista.


La siguiente intervención corrió a cargo de la Doctora Maaike de Haardt sobre la religión vivida como reto para la teología sistemática feminista: el caso de Maria.  La figura de María, lejos de convertirse en el símbolo de la obediencia sumisa, llega a reconstruirse en mujer confiada, desafiante, arriesgada, comprometida y sobre todo, fiel y coherente. La ponente, recociendo el enorme influjo que esta figura posee todavía en muchas partes del mundo, nos anima a que reflexionemos sobre ella de forma diferente. 

 

Para quiénes aún no había visto la ciudad, se organizaron autobuses por países, con interpretes por supuesto, para una visita nocturna impresionante por Salamanca.

 

27 de Agosto, sábado. RESPONDER

 

La mañana vendría acompañada de Asamblea General de socias de la entidad europea, por lo que contaríamos inicialmente con un único momento de conferencias. Moderadas en esta ocasión por la doctora Isabel Gomez Acebo, nos acompañarían las Doctoras Heike Walz  y Stefanie Knauss, ambas de Alemania.


La primera de las ponencias puso el acento en un elemento novedoso para la espiritualidad: El tango argentino como lenguaje espiritual transcultural. Sueño de una vida mejor en situaciones de migración y de ambigüedades de género. La danza es una dimensión corporal y sensual en la liturgia y la teología. Así lo ha podido corroborar la ponente en algunos países del mundo en los que ha estado investigando. El tango ejerce una poderosa atracción en hombres y mujeres ¿Por qué? Podría considerarse el tango como una expresión transcultural que se ha extendido más allá de sus orígenes argentinos. ¿Cuál sería el mensaje espiritual del tango? A través de este baila, hablamos de integración de estilos y culturas, de convivencia entre pueblos, también de resistencia, de lenguajes propios que dificulten la colonización extranjera, de camino recorrido, de pasión, fuerza, sensualidad…

 

La verdad es que nos dio una versión novedosa del tango y la ponente nos hizo ver igualmente las similitudes existentes entre las letras del tango y algunos libros bíblicos, como el libro el de las Lamentaciones.   


La siguiente ponente, Doctora Stefanie Knauss, en la misma línea de expresión espiritual a través de los sentidos, nos hablo del lenguaje de los sentidos: una teología aistética”. Desde hace ya algunos años, la teología reconoce la fuerza particular del lenguaje artístico y lo potencia. No estamos hablando de acercarnos al arte desde el punto de vista intelectual, pues podríamos caer en los estereotipos y paradigmas tradicionales que inundan prácticamente todo nuestro mundo, también al arte. Se trata de dejarnos llevar por los sentidos, por lo que nos inspira, por lo que sentimos en las entrañas, por lo que nos conmueve. Así, desde este enfoque interiorizado, es mucho más fácil aceptar la diversidad, porque reconocemos que cada una de nosotras, sentimos de forma diferente, pero los sentimientos de cada una de nosotras, nunca son cuestionados; son aceptados simplemente como verdaderos, porque son reales…, porque son nuestros.

 

No volveríamos a encontrarnos todas juntas en otra nueva sesión de trabajo, hasta las cuatro de la tarde. Una breve siesta que nos permitiera estirar las piernas y reposar el almuerzo compartido. La mesa moderada en esta ocasión por la doctora Sigridur Gudmarsdottir de Islandia, y con la participación de las Teólogas británicas Lisa Isherwood y Jenny Daggers.

 

Para muchas de nosotras era una ocasión especial, encontrarse con mujeres teólogas como ellas, a quiénes has conocido on-line por artículos publicados y que ahora en este momento, tenías a pocos metros de distancia, intentando compartir sus últimas investigaciones teológicas. Una mezcla de admiración, entusiasmo, nervios y muchas ganas de aprender de las referentes mundiales.


La profesora Lisa nos hablo sobre La teología Feminista y los retos de los cuerpos plurales y los lenguajes plurales. Nos plantea si hemos ido lo bastante lejos en incorporar la pluralidad de vidas y voces en nuestros discursos teológicos, o sin embargo, todavía nos queda mucho camino por recorrer, en este sentido. El planteamiento lo sitúa desde el discurso queer, que puede, en opinión de la autora, abarcar el cosmos entero.


A continuación, la profesora Jenny nos habló del corazón de la cruz, como un lugar de encuentro para la teología feminista y la ortodoxia cristiana. Trata de aunar ambas posturas a través de estudios realizados de otras autoras. Se sirve de la metáfora del “corazon de la cruz”, como lugar de encuentro entre caminos. La simbología es hermosa, la argumentación compleja. Pero nos quedamos con lo que podemos reflexionar, compartir y aplicar a nuestra teología cotidiana, que debe aspirar a la apertura, la integración de lo diverso, a la acogida, a la síntesis sin eliminación de las diferencias.


Los grupos y talleres temáticos que fueron desarrollándose de forma simultánea durante las tardes, nos permitían trabajar en grupos más reducidos, y poder reflexionar juntas de una manera más operativa. A las congresistas que escuchábamos las ponencias de nuestras referentes y maestras, nos hubiera encantado, avasallarlas a preguntas. Son demasiadas dudas las que se quedan pendientes, algunas de ellas para iniciar posteriores refleciones y trabajos en nuestros lugares de origen, otras para haber podido ser contrastadas con ellas. Sigo pensando que es un privilegio disponer de este tipo de espacios en los que escuchar, ver y preguntar a estas mujeres. Pero sí se facilitaron espacios de este tipo como los talleres sobre Diálogo Interreligioso, de Roser Solé y Maria Antonia Sabater; Sobre cultura y religión de Merlyn Patrao; El reto de la palabra inmigrante, de Arianne Van Andel y Amparo Madrigal; Arte y Teología de Maria Yvonne Bancila y Lucrecia Vasilescu; El cuerpo como lugar de unificación y encuentro de Emma Martinez; Cuerpo, sexualidad y teología de Ana Strack; Los colores del arcoiris de Paulina Blanco y Encarnación Granjo; Sobre el fundamentalismo eclesiastico de Jadranka Rebeca Anic; Proyecto de formación de adultos en la iglesia evangelica, de Isa Bretmeier; y Cómo escuchar a nuestro cuerpo de Marine Chitasvili y Ana Thea Filipovic. 

  

La noche del sábado sería especialmente movidita. Después de la cena, nos regalaron un concierto de música medieval a cargo del grupo Scivias.

 

Toda una delicia a los oídos. La capilla tenía una resonancia magnífica, y las voces de las componentes del grupo, un camino para la meditación. En cualquier momento, si te dejabas llevar sólo por las notas de aquellas voces y de aquellos instrumentos contraídos expresamente para dicha música, podías ver a Hildegalda, su autora, paseando por aquellos claustros de piedra. Era un gesto simbólico el de esa noche casi mágica, en la que se consiguen aglutinar en el tiempo, los espíritus de mujeres medievales, que hicieron escuela, tratando de crear sin saberlo, los pilares de la teología hecha por mujeres; siglos más tarde se hace cuerpo y conocimiento en mujeres reales actuales. La verdad fue que disfrutamos mucho.


Y aún no había terminado la jornada. Esto de proceder de diferentes partes del mundo, siempre tiene su riqueza. Para la fiesta final, organizada por compañeras congresistas, (Amelia, Belen…) se contó con la participación de compañeras que nos amenizaron con sus cuentos, (Ludgarda),  su baile húngaro, su canto, (Bedriska), su baile trival, (carolina) su teatro crítico humorístico (Roser, Monse, Imma...) Nos reímos mucho, y nos fuimos a dormir después de una horchata fresquita con dulce tipico de las valencianas. 

 

(Como en la ficha no dispongo de fotos de todas, no las puedo localizar, para aclarar quién hizo qué, así que pido perdón por olvidarme de algunas).

  

28 de Agosto, domingo. DESPEDIDA Y ENVIO.

 

Algunas congresistas debíamos marcharnos tras el desayuno. El camino de vuelta a casa, en nuestro caso concreto, casi quinientos kilómetro, hacía necesario partir cuanto antes, y con más presión aún, si debes incorporarte al trabajo al día siguiente. De manera que después del desayuno comenzaron a verse trasiego de maletas, recogidas de cajas y algunos abrazos y fotografías de despedida. La ultima sesión de conferencias estaba moderada por la doctora Anne Claire Mulder de Holanda.

 

La primera de las ponentes, la doctora Mª José Arana, tituló su ponencia: Atrevernos a crear y amar ya. La humanidad que todavía no existe. Siempre es un placer escuchar a esta profesora de la escuela de EFETA. (Particularmente estoy deseando ser alumna suya el proximo curso en Espiritualidad). Desde su lenguaje siempre cercano y certero, esta vez nos incita a “re-animar”, que significa “dar animo” al mundo. Desde este concepto infravalorado de lo femenino en todas las dimensiones de la historia, ahora, es el momento de rescatarlo, redefinirlo y utilizarlo para cambios estructurales.


La segunda intervención, a cargo de la Doctora Meenyun Cheng, de Suiza, nos detalló su trabajo sobre el poder de la escritura, el habla y el genero. Nos explica su análisis crítico de la lengua escrita y oral y cómo desde ellas se establecen cuestiones de género que permanecen. El poder y la lengua están estrechamente vinculados; y desde la escritura, no se pone en cuestión su enorme poder de crear control y dominio. Una de las ideas más importantes de su comunicación tiene que ver con la necesidad de debilitar el lenguaje de los poderosos y fortalecer la lengua de los sin voz: esa debería ser una de las metas de la teología feminista en este nuevo siglo. Añade la autora que “Dios capacita (y legitima, sin lugar a dudas), a los sin voz, a hablar de forma resistente (self-advocacy). Me parece una buena forma de ir abriendo caminos, si realmente deseamos cambiar estructuras de fondo. Se terminaba la sesión de comunicaciones y ponencias con la conferencia de la doctora Adriana Valerio, de Italia, sobre los derechos y ciudadanía de las mujeres en una sociedad secularizada.

 

Después de hacer una revisión y repaso de todos los postulados antropológicos que han constituido nuestra razón impuesta de ser como mujeres en el mundo, quizás ahora nos queda la parte más compleja, renunciar a todo ello, y comenzar de nuevo. ¿Qué es si no reconstruir, deconstruir?  Tenemos que volver a presentar las preguntas sobre la relación entre estilo de vida radical, o coherente con lo que estamos viviendo y transmitiendo que Jesús nos propone desde siempre, y la construcción de la religión y de las iglesias, desde este nuevo enfoque. El reto no es nada fácil. ¿quién dijo que fuera fácil ser fiel a nuestra fe, cualquier que sea su nombre y vivir conforme a ella? Después del almuerzo compartido de quiénes aún quedaban en la casa, se irían produciendo las salidas definitivas. Ahora nos queda Dresden (Alemania), para el 2013. Y mientras tanto, ¿qué haremos?

 

Lo interesante sería procesar todo lo recibido: material, ponencias, encuentros, conversaciones, rituales, experiencias, emociones, momentos, lágrimas, risas, caminos, espacios, nombres, imágenes….y traducirlo a nuestro lenguaje emocional, corporal. Arrastrar todo lo vivido a nuestra cotidianidad, a nuestras entrañas. Y lo que es más difícil, contagiarlo a nuestros entornos. Sólo lo vivido y experimentado, puede ser contado, transmitido, creído.

 

Y dio fruto…

 

Nuestro más sincero agradecimiento a todo el equipo directivo saliente de la asociación europea, a todo el equipo organizador, a todas las colaboradoras, la fotógrafa que ha estado siempre ahí. 

 

Gracias a todas por hacernos sentir tan en familia, y por cuidar tanto de nosotras. Y a la nueva directiva y nuevos equipos organizadores de eventos próximos, mucha suerte y que la Ruah os acompañe e inspire. Un beso fuerte desde Sevilla.

 

Maite Carrillo y MJ Rosillo.  

 

La asociación europea de mujeres teólogas ESWTR celebra su Congreso en Salamanca

Esperanza Bautista Parejo/ESWTR.- La Asociación Europea de Mujeres Para la Investigación (ESWTR en sus siglas en inglés) celebra este año en España su XIV Congreso Internacional en la ciudad de Salamanca, del 24 al 28 de agosto de 2011. El lema de este Congreso, “La teología feminista: escuchar, comprender y responder en un mundo secular y plural”, fue propuesto por el grupo español en la XIII Conferencia celebrada en Winchester, Reino Unido, en el año 2009, y tras varios y vivos debates, fue aprobado por el resto de las participantes en la Conferencia.

 

La pluralidad y la secularización de la sociedad presentan una serie de problemas que guardan estrecha relación con la justicia en primer lugar y, consecuentemente, con la pobreza y con la emigración, con las hambrunas y la esclavitud sexual, situaciones que inciden de manera muy especial en la mujer convirtiéndola en protagonista y víctima principal. La teología feminista se siente especialmente interpelada por todos estos problemas y desea reflexionar sobre ellos desde la escucha, porque sólo escuchando al otro podemos abrirnos al diálogo en libertad y entre iguales, para poder así comprender las distintas actitudes y los diferentes planteamientos que se pueden hacer no sólo desde las diversas comunidades eclesiales cristianas, sino también desde las distintas culturas que van a estar presentes en el Congreso y, partiendo de la escucha y de la comprensión, llegar a responder, llegar a encontrar unas respuestas capaces de compartir y poner en común la diversidad de opciones que se plantearán desde la teología feminista cristiana y desde el feminismo de otras culturas.

 

A este Congreso van a asistir más de doscientas mujeres, la mayoría pertenecientes a la Unión Europea, pero también asistirán mujeres de países que todavía no pertenecen a ella, como Rusia, Georgia o Ucrania, así como otras provenientes de América del Norte y del Sur. Además de las ponentes europeas, participarán en el Congreso dos ponentes musulmanas, una hindú y otra coreana. Y en la búsqueda de nuevos lenguajes, se inaugurará una exposición con todas las obras de arte que van a aportar algunas de las mujeres asistentes al Congreso.

 

Los idiomas oficiales del Congreso son el inglés, el alemán y el español. El español fue reconocido como lengua oficial de la ESWTR, junto con el inglés y el alemán, en la Conferencia Internacional celebrada en Nápoles en el año 2007, lo que permite asegurar la traducción simultánea de los otros idiomas al español. 

 

La ESWTR, Asociación Europea de Mujeres para la Investigación Teológica, asociación fue fundada en Suiza en el año 1986. Su primera Conferencia Internacional se celebró en Suiza; a ella asistió un grupo reducido de mujeres con la intención de formar una asociación académica. La EWSTR representa una red muy importante para las mujeres que trabajan en el campo de la investigación teológica y es un lugar de encuentro de diferentes contextos culturales, religiosos y espirituales de Europa que refleja la tradición europea occidental, en su mayoría cristiana, pero también judía y musulmana.

 

Hoy día, la ESWTR es la asociación de mujeres teólogas más importante de Europa con alrededor de 700 miembros de los siguientes países: Austria, Bélgica, Gran Bretaña, Bulgaria, Croacia, República Checa, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Georgia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Irlanda, Italia, Latvia (Estonia), Lituania, Holanda, Noruega, Polonia, Rumania, Suecia, Suiza y Ucrania. Junto con las europeas también hay teólogas de los Estados Unidos. Las mujeres de la ESWTR pertenecen a diferentes comunidades de fe: la mayoría son cristianas: Católicas, Luteranas, Reformadas, Antigua Iglesia Católica, Ortodoxas de diversas iglesias y Anglicanas, pero también hay mujeres Judías y Musulmanas. Dentro de la asociación se pueden encontrar mujeres que son profesoras universitarias, profesoras de religión o encargadas de la pastoral en sus diversas iglesias, o teólogas que trabajan por libre o teólogas que están sin trabajo. También hay mujeres de los antiguos países comunistas que por razones obvias no pudieron terminar o realizar sus estudios teológicos.

 

Los fines de la asociación son los de promover el debate teológico entre las mujeres y estimular la investigación de los estudios de género en la red de la ESWTR. Para lograr estos fines, la ESWTR cuenta con la comunicación académica, los contactos personales y el trabajo de la red. Cuenta además con las conferencias bianuales y un Yearbook o Anuario, en el que se recogen los estudios y reflexiones sobre un tema común. También existe una Newsletter bi-anual que permite la comunicación rápida entre todos los países y los anuncios de conferencias, nuevas publicaciones y los acontecimientos importantes de la asociación.

 

En el contexto de esta asociación se puede tener la experiencia de una teología en sus contextos más variados, lo que permite aprender a utilizarlos y valorarlos en toda su potencialidad. Por eso se puede afirmar que es una asociación plural y capaz de diálogo y de abrirse a otras experiencias, tradiciones y tesis académicas. Esta diversidad evita el conformarse en torno a un único modelo de cultura o religión, e incluso de género.

 

En la última Conferencia que se celebró en Nápoles en el año 2007, se consiguió que el español fuera lengua oficial, junto con el alemán y el inglés, lo que permite asegurar la traducción simultánea de los otros idiomas al español.

 

FUENTE: http://www.periodistas-es.org/religiones-ciudadania/la-asociacion-europea-de-mujeres-teologas-eswtr-celebra-su-congreso-en-salamanca

 

El Congreso ESWTR en Salamanca aborda el contexto de globalización y la reformulación de las identidades

Esperanza Bautista Parejo/ESWTR. La sesión plenaria del día 26 tuvo como primera ponente aUlrike Auga, profesora de Teología y Estudios de Género, Ciencias Religiosas y Ecumenismo en la Theology School de la Universidad Humboldt de Berlín (Alemania).

 

En nuestras democracias reales se pueden percibir las tendencias de exclusión y de totalitarismo. Por eso, en su ponencia, Ulrike propone que, junto con la inclusión del postcolonialismo, la cuestión del género y la crítica queer en las teologías feministas se vaya dando un giro más consecuente desde una crítica de la ideología hacia una crítica del conocimiento. Para ello, no sólo hay que comprender la violencia epistémica central, sino también los cambios de los órdenes epistémicos a través del tiempo y del espacio. Este análisis debe comprometerse también con los debates críticos sobre las nociones de “objetividad”, verdad”, e “identidad”. Así mismo, las nociones de “género” y “religión” deben debatirse como categorías interdependientes del conocimiento que, sobre todo a partir del siglo XIX, recibieron un carácter esencialista y excluyente.

 

La segunda ponente, Carmen Bernabé, es profesora de Teología Bíblica (Nuevo Testamento) en la Universidad Pontificia de Deusto (Bilbao, España).

En su ponencia recordó hasta qué punto las profundas raíces de la violencia machista se hunden en los esquemas culturales de la sociedad patriarcal, mediante los cuales se ha construido la diferencia sexual. La religión y el discurso teológico pueden legitimar o deslegitimar estos esquemas. Por ejemplo, el estudio y exegesis de algunos pasajes evangélicos pone al descubierto propuestas de una construcción contracultural de la diferencia sexual respecto de la ideología patriarcal de género vigente en esa época y pasa a convertirse en una crítica de los mecanismos ideológicos implícitos, una crítica que la interpretación habitual de estos pasajes ha dejado en la penumbra, e incluso tergiversado.

 

Las comunicaciones presentadas a continuación fueron introducidas por Marílú RojasPilar Yuste y María Haüsl.

 

La propuesta de Marilú Rojas es la de una ecosofía como camino de diálogo intercultural, interreligioso e interepistemológico, ya que en la ecosofía, como categoría epistemológica, se integran las diversas líneas de sabiduría heredadas de las poblaciones de origen indígena y afroamerindio en torno a una teología relacional en la que el ser humano, hombre y mujer, se encuentra inmerso en una realidad cosmoteándrica. Desde esta realidad, se intenta comprender al universo no sólo desde una lógica analítica de corte occidental, sino también desde el reconocimiento de otras formas de pensamiento y elaboración teo-tealógica. El resultado de esta inclusión es la desmitificación y la deconstrucción de la naturalización de la mujer, de los indígenas y de las poblaciones de origen afroamerindio.

 

Desde Jerusalén-AlQuds, Pilar Yuste reflexionó sobre la convulsa situación y la importancia del conflicto palestino-israelí en sus dimensiones históricas, bíblicas, teológicas y políticas, imprescindibles todas ellas para establecer un diálogo interreligioso, para hablar de la paz mundial y para el redescubrimiento de nuestro eje espiritual.

 

Finalmente, María Haüsl analizó el libro de Esdras-Nehemías en el que las identidades de los personajes que en él aparecen es a veces muy poco clara y en donde en lugar de las fronteras se deben aclarar los modelos hermenéuticos de la “identidad cultural”, las “identidades múltiples” y el contexto del imperio persa.

 

FUENTE: http://www.periodistas-es.org/religiones-ciudadania/el-congreso-eswtr-en-salamanca-aborda-el-contexto-de-globalizacion-y-la-reformulacion-de-las-identidades

 

La "Pluralidad Religiosa" desde una perspectiva femenina

Por Xabier Pikaza Ibarrondo


El Congreso Internacional de la ESWTR cuyas siglas corresponden a la Asociación Europea de Mujeres en la Investigación Teológica, arrancó ayer, del 24 al 28 de Agosto tendrá lugar en la Casa de Espiritualidad de las Hijas de la Caridad de Santa Marta de Tormes (Salamanca) el XIV Congreso. La organización agrupa a estudiosas en teología, ciencias religiosas y áreas afines. Está compuesta por más de 600 socias que se reúnen bianualmente. En esta ocasión bajo el lema “La teología feminista: escuchar, comprender y responder en un mundo secular y plural".


Son cerca de doscientas participantes inscritas, veinte de las cuales pertenecen a países del este europeo. Han conseguido reunir diecinueve nacionalidades donde caben religiosas católicas, teólogas laicas, filósofas, pastores protestantes y un largo etcétera. Hay espacio para hablar de la homosexualidad, del mundo musulmán, de la inmigración, la violencia de género, pero sobre todo de la teología feminista ante la injusticia; la teología feminista en el continente increyente; la teología feminista en los nuevos lenguajes. Sin lugar a duda se reúnen un grupo heterogéneo de mujeres que piensan desde su propia condición femenina, desde el ecumenismo, la interculturalidad y la inclusión de todo tipo de reflexión teológica, sin excluir a nadie.

 

Pero con la libertad de sumar en ese camino de visibilidad del pensamiento femenino.

Algunas de ellas son toda una referencia dentro de la teología hecha por mujeres, con obras publicadas que ofrecen su aportación a la teología feminista. Se realizan incursiones sobre la dimensión corporal y sensual, presentando la danza espiritual.


Conferencias que plantean la pluralidad de vidas y voces en los diferentes discursos teológicos. Mujeres como María José Arana, profesora de teología en la Escuela de Teología de Victoria y religiosa del sagrado corazón que proclama: “Necesitamos re-animar, dar ánima al mundo. Lo femenino ha sido enormemente infravalorado y oprimido tanto entre los hombres como en las mujeres, aunque de forma diversa. Hay que rescatar lo femenino y buscar un desarrollo distinto de lo masculino para que la Humanidad cambie y crezca espiritual y personalmente, cultive la interioridad y vigorice el amor, imprescindible en el crecimiento hacia el que toda la Creación está orientada”.Mujeres tan plurales y diversas que es difícil resumir el trabajo que realizarán estos días. Algunas de ellas están muy implicadas en la “antropología asimétrica” donde se afirma la igualdad entre hombres y mujeres delante de Dios, pero no en los deberes hacia la sociedad y la familia, como dice Adriana Valerio, profesora de Historia de la Cristiandad en la Escuela de Filosofía de la Universidad de Nápoles (Italia): “Muy a menudo las religiones legitiman las desigualdades recurriendo a Dios. ¿Cómo conciliar el anuncio del Evangelio con la codificación de los derechos humanos?".


La presentación del evento fue realizado por la teóloga benedictina Teresa Forcadesquien en el acto de bienvenida subrayó : “Deseamos hacer honor a la divisa del Congreso: ESCUCHAR, COMPRENDER, RESPONDER, no solamente durante las ponencias y demás actos oficiales, sino, sobre todo, pidiéndote tu ayuda para que, durante estos días, creemos entre todas el ambiente que nos gustaría encontrar en nuestro mundo secular y plural: ambiente de profundo respeto por la diversidad de cada cual y de apertura a dejarse interpelar por la realidad de la otra persona, conscientes de que, cada una, tenemos algo especifico que aportar que no puede ser substituido por nadie más. Este es el sentido que damos a la pluralidad: no simplemente una yuxtaposición a la cual puede añadirse o substraerse sin que al conjunto le pase nada, sino un conjunto orgánico, una comunión, a la cual afectan profundamente las adiciones y las substracciones. Cada una de nuestras actitudes, cada pensamiento, cada omisión, tiene esta doble vertiente: la Irreductibilidad individual y la comunión que me constituye.”


El Congreso ha sido posible gracias a:


- Asociación de Teólogas españolas (ATE)

- Collectiu de Dones en l'Esglesia

- Communicantes

- Editorial Fragmenta

- Editorial Verbo Divino

- La Caixa

- Mujeres y Teologia de Madrid

- Monestir de Sant Benet

- Seminario Evangélico Unido de Teología

- Weltgebetstag der Frauen

Y la aportación de Renovabis.


Esperamos con interés algún comunicado conclusivo del acto. Seguiremos informando.

 

FUENTE: http://blogs.periodistadigital.com/dialogosinfronteras.php/2011/08/25/la-pluralidad-religiosa-desde-una-prespe#.Tlf5xgNb1e4.twitter


LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES ES INADMISIBLE

Cadena Humana rodea El Campín en la final CONTRA violencia vs las Mujeres

 
HoraSábado, 20 de agosto · 16:00 - 19:00
LugarEstadio Nemesio Camacho El Campín


Durante la final del mundial sub20 el próximo sábado, enviemos un mensaje inequívoco como sociedad: La violencia contra las mujeres es inadmisible!


200 mujeres reportan ser golpeadas diariamente ante medicina legal, una mujer muere cada 4 días. Es un asunto de seguridad, salud pública y un reto de transformación social. Hombres y mujeres debemos frenarla, romper el silencio, denunciar y sancionar socialmente el maltrato.


Los golpes del Bolillo Gómez a una mujer son una oportunidad para que como sociedad reflexionemos y actuemos. La Federación de Futbol debe ser consciente del mensaje social que debe enviar al apartar al director técnico de la selección del deporte nacional, practicado mayoritariamente por hombes. Parar la violencia contra las mujeres es un asunto de todos y todas.


Como sociedad debemos dar un salto pedagógico, hacernos conscientes, la violencia contra las mujeres es un delito y un problema público, no un asunto privado.


Con tranquilidad y pluralidad unámonos, sin importar opiniones políticas o diferencias contra la violencia.


Nos vemos el sábado 20 de agosto en el estadio a las 4 pm!!

--
Marcela Campos Sánchez
Psicóloga - Magister en Dsllo. Educativo y Social
Docente - Investigadora
Facultad de Ciencias de la Educación
Universidad Libre de Colombia


Mujer pública

Por Helen Álvarez

 

Los diccionarios definen a la mujer pública como prostituta. Totalmente opuesta es la versión de hombre público, que es definido como “el que tiene presencia e influjo en la vida social”.

 

El movimiento feminista Mujeres Creando, como suele hacerlo, ha trastocado esas definiciones machistas, que hoy en día tienen tanta vigencia como antes, planteando que una mujer pública "es la que toma la palabra, la que se organiza, la que lucha por sus sueños, es decir, la que se construye como sujeto político".

 

Sacado de la revista MUJER PÚBLICA N. 5

Carta Abierta De La Comisión Coordinadora Estratégica Del 12 Encuentro Feminista Latinoamericano Y Del Caribe

Desde la Comisión Coordinadora Estratégica del 12 Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe enviamos esta carta abierta a todas las mujeres feministas del país y de la región a propósito de las divergencias sobre la elección del sitio del 12 Encuentro: el hotel Crown Plaza Tequendama.

 

Encuentra aquí la carta: http://www.awid.org/esl/Las-Noticias-y-Analisis/Temas-y-Analisis/Carta-abierta-de-la-Comision-Coordinadora-Estrategica-del-12-Encuentro-Feminista-Latinoamericano-y-del-Caribe

 

NO AL TEQUENDAMA, Posible sede del XII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe

Las abajo firmantes feministas de toda la región latinoamericana y caribeña comprometidas en el hacer pensante de la política feminista desde muy variados recorridos reaccionamos preocupadas y con indignación ante el anuncio de la comisión organizadora estratégica del próximo XII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe de usar el Hotel Tequendama como sede del encuentro.

 

"El lugar dónde uno se encuentra marca en múltiples sentidos el “Encuentro”

 

 Aunque la Boletina No. 5 del XII EFLAC intenta demostrarnos a lo largo del escrito las labores de búsqueda de espacios adecuados para la realización del encuentro, al final, la Comisión Organizadora, nos cuenta su decisión de realizarlo en un Hotel que como sabemos hace parte del Grupo Social y Empresarial de la Defensa, a sabiendas de lo que esto significa.

 

El Grupo Social y Empresarial de la Defensa, es parte del Estado, de hecho es uno de los sectores con mayores niveles de rendimiento operacional (en términos financieros). Sus rendimientos tienen como objetivo “mejorar los ingresos y optimizar el manejo de los recursos del sector, en beneficio de los propios integrantes de la Fuerza Pública”http://oacp.presidencia.gov.co/snerss/detalleNota1.aspx?id=8763. En el caso del XII EFLAC, esta decisión tiene una importancia crucial. Colombia es el único país del continente con un conflicto armado de más de 50 años de duración, donde la fuerza pública ha sido un actor fundamental de esta guerra que afecta a la población civil y especialmente a las mujeres pobres, campesinas, afrodescendientes e indígenas. 

 

Diferentes organizaciones feministas en el país han desarrollado un dispendioso trabajo de documentación acerca de los efectos de esta guerra en las mujeres, a tal punto que hoy se encuentra documentación importante sobre desplazamiento forzado, violencia sexual, afectación a defensoras de derechos humanos, entre otros. En varios de estos documentos, la Fuerza Pública colombiana aparece como violadora de los derechos humanos de la población y en concreto de los derechos de las mujeres.

 

Retomando la frase de la Boletina No. 5: “El lugar dónde uno se encuentra marca en múltiples sentidos el Encuentro” y teniendo en cuenta lo antes mencionado, lo único posible es INDIGNARNOS Y DENUNCIAR ABIERTA Y PUBLICAMENTE ESTA SITUACIÓN!!!!, ¿cómo es posible que un espacio de Encuentro de Feministas Latinoamericanas y Caribeñas, sea justo un espacio de la Fuerza Pública que es un actor central en el conflicto armado que afecta a las mujeres?, ¿cómo es posible que uno de los factores que se identifiquen como claves para seleccionar este lugar sea las condiciones de “seguridad” que nos brindará?, ¿de qué seguridad hablamos, de la seguridad de los armados que violan a mujeres colombianas?, ¿de la seguridad de los armados que atacan a defensoras de derechos humanos?

 

Las razones pragmáticas y logísticas nunca pueden estar por encima de las razones éticas y políticas que son los pilares de todo movimiento social que se proponga enfrentar las maquinarias de violencia y opresión. Entregar una gran cantidad del dinero del XII EFLAC para el beneficio de los integrantes de la Fuerza Pública, con la justificación de que este hotel en la apreciación de la comisión reúne las condiciones para recibir a todas las feministas que llegan del subcontinente, no sólo es indignante, sino más bien una práctica que cuestiona los pilares éticos básicos del FEMINISMO y uno de ellos es NO ENTREGAR RECURSOS PARA EL FORTALECIMIENTO DE LA GUERRA Y DE AQUELLOS-AS QUE HACEN LA GUERRA. Y otro fundamental es LA SOLIDARIDAD Y EL RESPETO A LAS COMPAÑERAS COLOMBIANAS QUE DENUNCIAN DÍA A DÍA LAS VIOLACIONES DE LOS ACTORES ARMADOS (ENTRE ELLOS LA FUERZA PÚBLICA)

 

POR TODO LO MENCIONADO, EXIGIMOS A LA COMISIÓN ORGANIZADORA DEL XII EFLAC, EL CAMBIO DE LUGAR DEL ENCUENTRO Y QUE LO QUE SE PRIVILEGIE NO SEA LA SEGURIDAD O LOS CRITERIOS LOGÍSTICOS, SINO LA COHERENCIA ÉTICA Y POLÍTICA.

 

¡!POR UN FEMINISMO LATINOAMERICANO Y CARIBEÑO EN CONTRA DE LA MILITARIZACIÓN Y EL CAPITAL A BENEFICIO DE LA GUERRA EN COLOMBIA Y EN EL MUNDO… AHORA Y SIEMPRE!!

 

América Latina y El Caribe, Junio 12 de 2011.

 

Enviar adhesiones a: noaltequendama@gmail.com con nombre, país y organización si pertenece

 

Nueva Boletina del 12º Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe

09/06/2011

 

Compartimos a continuación la Boletina Nº 5 del EFLAC, a realizarse en Bogotá, Colombia, del 23 al 26 de Noviembre de 2011.

 

Queridas Feministas:

Esta es una Boletina muy importante para nosotras pues se trata de comunicar el lugar donde nos encontraremos y las rutas que recorrimos para llegar a esta decisión. El lugar dónde uno se encuentra marca en múltiples sentidos el “Encuentro” y para nosotras era muy importante elegir un sitio que nos ofreciera las mejores condiciones para el diálogo “desatar, desnudar y reanudar”. Este es el camino que hemos transitado:

En primer lugar se realizó un estudio en diversos lugares del país que reflejan nuestra intención de considerar toda la geografía de Colombia: Barichara, Barranquilla, Bogotá, Cali, Barú, Cartagena, Cauca, Eje Cafetero, Leticia, Medellín, Paipa, Santa Marta y Villa de Leyva. Se indagó sobre la capacidad de acomodación, la oferta de salones para eventos y los precios en más de 50 hoteles en estas ciudades; se hizo un cálculo de costos teniendo en cuenta las implicaciones en términos de transporte aéreo y terrestre, no sólo para las mujeres del país sino de otros países de América Latina, el Caribe y el mundo.

Después de hacer una análisis concienzudo de todas las posibilidades, y teniendo en cuenta distintas variables como el impacto político del Encuentro, los costos de alojamiento, el transporte y la alimentación, las facilidades en términos de oferta de salones y de apoyo logístico por parte del hotel (posibilidad de concentración del 12 Encuentro en un solo sitio, oferta cultural y seguridad entre otros), decidimos que la ciudad que se acomoda mejor a todas nuestras necesidades para la realización del 12 Encuentro es Bogotá.

A partir de esta decisión, se hizo un análisis de las mejores posibilidades de movilidad y acomodación de acuerdo con el propósito y el presupuesto del Encuentro; así exploramos diferentes áreas de la ciudad: el Centro Internacional, la Calle 26 en el centro de la ciudad y el Centro Histórico en el barrio La Candelaria. Entre todas las posibilidades de acomodación, el hotel Crowne Plaza Tequendama, ubicado en el Centro Internacional, es el que mejores condiciones tiene, pues permite que todas estemos concentradas en un mismo lugar, con alojamiento cómodo, tranquilo e igualitario, evitando la dispersión y variaciones muy grandes en términos de acomodación; tiene suficientes salones para las diversas actividades que se realizarán en forma simultánea, facilidades para las personas en situación de discapacidad y, además, es la oferta más económica de todas.

La elección de este hotel no fue fácil pues habíamos soñado estar en La Candelaria (Centro Histórico de Bogotá), pero además porque había “prevención” sobre el exceso de seguridad en el hotel y sobre sus propietarios.

En el mes de abril nos reunimos con las personas encargadas del Hotel Crowne Plaza Tequendama en la que se plantearon y resolvieron dudas, se indagó sobre la experiencia y la naturaleza del hotel y se hicieron acuerdos, llegando así a las siguientes conclusiones:

• El hotel se define a sí mismo como amigable e incluyente. En los últimos años se han realizado allí actividades, encuentros, seminarios, etc., organizados por sindicalistas, personas con discapacidades diferentes, indígenas, roqueros, población LGBT, eventos deportivos –será sede del Campeonato Mundial de Fútbol Sub?20? y agencias del sistema de Naciones Unidas como ONU Mujer.

• Este hotel concentra el 18% de toda la capacidad hotelera del país y tiene 1.500 camas para acomodación, además de 35 salones para la realización de eventos simultáneos que pueden albergar hasta 2.500 personas. Allí tienen sonido, ayudas audiovisuales, apoyo técnico de una persona por salón y otros servicios. Cuenta con varios restaurantes y bares que pueden ser utilizados por las mujeres durante su estadía, incluido un bar en el lobby que se convertirá sin duda en lugar de reuniones informales. Fue declarado por el Instituto Distrital de Turismo como hotel “amigo de la discapacidad”.

• En cuanto a la protección de la salud, el hotel cuenta con enfermería 24 horas y con una bridada de emergencia o reacción que presta atención en el hotel o define traslados en caso de ser necesarios. Toda la asistencia dentro del hotel es gratuita salvo el traslado a un hospital y la atención allí recibida, cuando fuera necesaria.

• El Crowne Plaza Tequendama es un hotel del Estado que hace parte del Ministerio de Defensa aunque la composición de sus accionarios es mayoritariamente privada, y es hoy en día una franquicia de la cadena intercontinental con plena autonomía para el manejo del hotel. Es decir, la estructura organizativa está a cargo del Crowne Plaza y su dirección, así como todo el staff está integrado por civiles.

• Como todas las instalaciones que en Bogotá albergan a un número grande de personas, el hotel cuenta con seguridad en distintos niveles denominados los anillos de seguridad que son tres. El primero es en las cercanías del hotel –anillo externo? que garantiza seguridad en la zona 24 horas al día. El segundo ?anillo medio? está constituido por seguridad pública y por seguridad privada del Centro Internacional que es el personal militar apostado a la entrada del hotel que no se encuentra armado. El tercer anillo es el de la seguridad interna que está a cargo de personal privado y la dirección de esta seguridad es ejercida por una mujer. La mayoría de personas que trabajan en el hotel son mujeres.

• Se ha negociado con el hotel para que mantenga las tarifas para todas las reuniones previas al 12 Encuentro que se planea realizar en Bogotá por parte de organizaciones y redes. En este caso, el 12 Encuentro hace el contacto inicial, con los precios y garantías acordadas según acomodación, y quienes vayan a organizar las reuniones previas siguen con el proceso de gestión.

• En las cercanías del hotel hay una buena oferta cultural (museos, librerías) y distintas facilidades que pueden hacer más agradable la estadía de las mujeres en Bogotá. El Centro Internacional, zona en donde se encuentra ubicado, cuenta con una de las percepciones más bajas de inseguridad de la ciudad y alberga cerca de 60 establecimientos comerciales, bares y restaurantes.

Hemos elegido este hotel conscientes de la importancia de contar con un lugar que nos permita estar juntas, que nos permita llevar a cabo actividades diversas en forma simultánea, que nos permita estar en un sitio céntrico y disfrutar la ciudad, que nos permita estar en las mejores condiciones de igualdad en términos de acomodación, que nos permita estar seguras, que nos permita estar cómodas y comer bien, que nos permita ENCONTRARNOS.

Comisión Coordinadora Estratégica

Ana Cristina González, Beatriz Quintero, Cecilia Barraza, Cris Suaza, Florence Thomas, Mónica Sánchez, Paola Salgado, Sandra Montealegre


Nota: En la foto, participantes del EFLAC celebrado en Serra Negra, Brasil.

 

FUENTE: http://www.reddesalud.org/actualidad/act1_int.php?id=265

 

4ta Boletina del XII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe

Source: Comisión Organizadora

19/05/2011

 

30 años de feminismo latinoamericano y del Caribe: desatar, desnudar y reanudar

 
XII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe/Bogotá, noviembre 23 a 26 de 2011


BOLETINA NO. 4
Mayo de 2011

CONSIDERACIONES POLÍTICAS


Queridas feministas:
Hemos decidido escribir esta carta con el fin de comunicar abierta y transparentemente una serie de consideraciones políticas que nos parecen fundamentales en el proceso de organización del XII Encuentro, conmemorativo de 30 años de encuentros y feminismo en la Región. Mediante estas consideraciones nos proponemos desnudar y desatar los nudos, ropajes, ataduras y asuntos, que han estado o están en debate a través de la organización de los distintos encuentros para poder reanudar discusiones en torno a estos nudos y descubrir o recrear formas organizativas que nos permitan avanzar.

 

Desnudar…


  • El Encuentro Feminista nos pertenece a todas las mujeres feministas de la Región y en nuestro caso particular, estamos convencidas de que su organización nos está permitida a todas las colombianas. El Encuentro no es propiedad de un grupo, ni de una corriente de pensamiento, ni de un colectivo, ni de una tendencia. El Encuentro es una expresión de nuestra mayor riqueza: la diversidad. Quienes hemos asumido esta bandera lo hemos hecho como feministas a título personal desde nuestra autonomía.
  • Al Encuentro feminista vendrán todas las feministas: las mestizas, afrodescendientes, indígenas, desplazadas, migrantes, jóvenes, transexuales, lesbianas, heterosexuales, bisexuales, trabajadoras, partícipes de organizaciones, de redes o independientes, …todas las feministas. Todas feministas.
  • Reivindicamos la autonomía como un valor político constitutivo del sujeto feminista y luchamos por él en todas sus expresiones.
  • Decidimos firmar nuestras comunicaciones y en todos los espacios posibles hacer visibles los nombres de quienes hacemos cosas y tomamos las decisiones, para que todas puedan nombrar las caras de quienes hemos asumido la tarea política de organizar el Encuentro pero también porque creemos que con los nombres damos valor a la autoridad femenina y hacemos posible el registro histórico.

 

30 años de feminismo latinoamericano y del Caribe: desatar, desnudar y reanudar
XII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe/Bogotá, noviembre 23 a 26 de 2011.

 

Desatar…

 

  • El Encuentro es un espacio abierto a donde somos bienvenidas todas las feministas. Nosotras no estamos "asignando cuotas" a las feministas por grupos, o por edad, o por raza, o por etnia, por orientación sexual o por ninguna otra categoría.
  • Estamos preparando un Encuentro con la idea de recibir un máximo de 1200 mujeres de la Región incluidas las colombianas. Y con este estimado estamos gestionando los recursos suficientes para complementar el aporte solidario que pagará cada una de las feministas que se inscriba.
  • Como organizadoras que hemos asumido entre otras la dura tarea de recaudar fondos para apoyar la realización del Encuentro hemos decidido distribuir todos los recursos gestionados, entre todas las feministas inscritas para venir a Bogotá. Nosotras elegimos, en lugar de dar becas, bajar los costos de todas las que quieran participar o como lo han dicho algunas, estaremos dando una beca colectiva, que se reflejará en: alimentación, alojamiento, salones para el Encuentro, materiales, comunicaciones, actividades culturales, la conmemoración del 25 de noviembre, memorias, en fin.
  • Creemos que la definición de becas individuales y la decisión por quienes deben ser las beneficiarias de las mismas, es un proceso que solo puede darse en los niveles nacionales.

Con estos desnudos queremos

 

Reanudar…

  • La autonomía
  • La autogestión
  • La distribución horizontal de los recursos
  • La apuesta por la diversidad y las intersecciones
  • El sentido colectivo de la organización del Encuentro
  • La autoridad femenina
  • La solidaridad
  • La sororidad

 

Comisión Coordinadora Estratégica:


Ana Cristina González, Beatriz Quintero, Cecilia Barraza, Cris Suaza, Florence Thomas, Mónica Sánchez, Paola Salgado, Sandra Montealegre

 
XII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe

 

Fuente: http://www.awid.org/esl/Las-Noticias-y-Analisis/Temas-y-Analisis/4ta-boletina-del-XII-Encuentro-Feminista-Latinoamericano-y-del-Caribe

Las religiones perderán a la mujer por el patriarcado.

Líderes de varias tradiciones abordan la crisis de las iglesias


http://www.elpais.com/articulo/sociedad/religiones/perderan/mujer/patriarcado/elpepisoc/20110403elpepisoc_5/Tes

JUAN G. BEDOYA - Madrid – domingo, 03/04/2011


"Si Dios es hombre, entonces el hombre es Dios y la mujer le debe sumisión y obediencia". Esta idea de la filósofa estadounidense Mary Daly le sirvió a la teóloga Margarita Pintos para lamentar la imagen patriarcal de Dios y sus consecuencias para las mujeres en prácticamente todas las religiones. Fue ayer el tema de una jornada de debates en el Centro Cultural Nicolás Salmerón con el título La mujer en las religiones. La había organizado la Asociación para el Diálogo Interreligioso de la Comunidad de Madrid (ADIM), que preside Pintos. "Las religiones nunca se han llevado bien con las mujeres, que son las grandes olvidadas y perdedoras", fue una de las conclusiones.


San Agustín afirmó que la inferioridad de la mujer pertenece al orden natural; Tomás de Aquino la define como un "varón imperfecto"; Lutero habla de las mujeres como inferiores de mente y cuerpo por haber caído en la tentación, y el actual arzobispo de Granada ha argumentado que "el hombre está hecho para el altar y las mujeres para parir". Pese a todo, "las mujeres son las más fieles seguidoras de las religiones, las mejores transmisoras de las creencias y las que muchas veces reproducen el mismo patriarcado que las somete", concluyó la teóloga Pintos.


Estas citas, en boca de algunas ponentes, dibujaron una situación, aún inamovible, en la que solo los varones pueden ser sacerdotes en la Iglesia católica, imanes en el islam y rabinos en el judaísmo ortodoxo. Pero ni los textos sagrados ni algunas tradiciones justifican esa marginación, como demostraron ayer Cristina Segura Graiño, catedrática de Historia Medieval en la Universidad Complutense, y las representantes de las confesiones bahái (María Jesús Rodríguez de la Fuente), budismo soka gakkai (Inés Vázquez) y de Brahma Kumaris (Marta Matarín), entre otras ponentes.


El teólogo Juan José Tamayo, que abrió la jornada, dibujó un panorama desolador sobre la relación mujer y religión, pero se mostró optimista porque, dijo, "ha surgido una nueva forma de pensar y de reformular las creencias y las prácticas religiosas". Se refería a la teología feminista. Según el director de la cátedra de Religiones de la Universidad Carlos III, en la teología feminista las religiones podrían encontrar una salida a una crisis que no cesa. "En el siglo XX las religiones perdieron a la clase obrera porque se colocaron del lado de los patronos y condenaron las revoluciones que luchaban por una sociedad más justa; en el siglo XX perdieron a los jóvenes y a los intelectuales por posiciones filosóficas y culturales integristas y antimodernas, y si continúan por la senda patriarcal, en este siglo XXI perderán a las mujeres", sentenció.

 

CONVENCIÓN SOBRE LA ELIMINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE DISCRIMINACIÓN CONTRA LA MUJER

Los Estados Partes en la presente Convención,

Considerando que la Carta de las Naciones Unidas reafirma la fe en los derechos humanos fundamentales, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos del hombre y la mujer,

Considerando que la Declaración Universal de Derechos Humanos reafirma el principio de la no discriminación y proclama que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y que toda persona puede invocar todos los derechos y libertades proclamados en esa Declaración, sin distinción alguna y, por ende, sin distinción de sexo,

Recordando que la discriminación contra la mujer viola los principios de la igualdad de derechos y del respeto de la dignidad humana, que dificulta la participación de la mujer, en las mismas condiciones que el hombre, en la vida política, social, económica y cultural de su país, que constituye un obstáculo para el aumento del bienestar de la sociedad y de la familia y que entorpece el pleno desarrollo de las posibilidades de la mujer para prestar servicío a su país y a la humanidad,

Preocupados por el hecho de que en situaciones de pobreza la mujer tiene un acceso mínimo a la alimentación, la salud, la enseñanza, la capacitación y las oportunidades de empleo, así como a la satisfacción de otras necesidades,

Convencidos de que el establecimiento del nuevo orden económico internacional basado en la equidad y la justicia contribuirá significativamente a la promoción de la igualdad entre el hombre y la mujer,

Subrayando que la eliminación del apartheid, de todas las formas de racismo, de discriminación racial, colonialismo, neocolonialismo, agresión, ocupación y dominación extranjeras y de la injerencia en los asuntos internos de los Estados es indispensable para el disfrute cabal de los derechos del hombre y de la mujer,

Afirmando que el fortalecimiento de la paz y la seguridad internacionales, el alivio de la tensión internacional, la cooperación mutua entre todos los Estados con independencia de sus sistemas sociales y económicos, el desarme general y completo y, en particular, el desarme nuclear bajo un control internacional estricto y efectivo, la afirmación de los principios de la justicia, la igualdad y el provecho mutuo en las relaciones entre países y la realización del derecho de los pueblos sometidos a dominación colonial y extranjera o a ocupación extranjera a la libre determinación y la independencia, así como el respeto de la soberanía nacional y de la integridad territorial, promoverán el progreso y el desarrollo sociales y, en consecuencia, contribuirán al logro de la plena igualdad entre el hombre y la mujer,

Convencidos de que la máxima participación de la mujer, en igualdad de condiciones con el hombre, en todos los campos, es indispensable para el desarrollo pleno y completo de un país, el bienestar del mundo y la causa de la paz,

Teniendo presentes el gran aporte de la mujer al bienestar de la familia y al desarrollo de la sociedad, hasta ahora no plenamente reconocido, la importancia social de la maternidad y la función de los padres en la familia y en la educación de los hijos, y conscientes de que el papel de la mujer en la procreación no debe ser causa de discriminación sino que la educación de los niños exige la responsabilidad compartida entre hombres y mujeres y la sociedad en su conjunto,

Reconociendo que para lograr la plena igualdad entre el hombre y la mujer es necesario modificar el papel tradicional tanto del hombre como de la mujer en la sociedad y en la familia,

Resueltos a aplicar los principios enunciados en la Declaración sobre la eliminación de la discriminación contra la mujer y, para ello, a adoptar las medidas necesarias a fin de suprimir esta discriminación en todas sus formas y manifestaciones,


Han convenido en lo siguiente:


PARTE I

Artículo 1


A los efectos de la presente Convención, la expresión "discriminación contra la mujer" denotará toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera.

 

Artículo 2


Los Estados Partes condenan la discriminación contra la mujer en todas sus formas, convienen en seguir, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, una política encaminada a eliminar la discriminación contra la mujer y, con tal objeto, se comprometen a:
a) Consagrar, si aún no lo han hecho, en sus constituciones nacionales y en cualquier otra legislación apropiada el principio de la igualdad del hombre y de la mujer y asegurar por ley u otros medios apropiados la realización práctica de ese principio;
b) Adoptar medidas adecuadas, legislativas y de otro carácter, con las sanciones correspondientes, que prohíban toda discriminación contra la mujer;
c) Establecer la protección jurídica de los derechos de la mujer sobre una base de igualdad con los del hombre y garantizar, por conducto de los tribunales nacionales competentes y de otras instituciones públicas, la protección efectiva de la mujer contra todo acto de discriminación;

d) Abstenerse de incurrir en todo acto o práctica de discriminación contra la mujer y velar por que las autoridades e instituciones públicas actúen de conformidad con esta obligación;

e) Tomar todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer practicada por cualesquiera personas, organizaciones o empresas;
f) Adoptar todas las medidas adecuadas, incluso de carácter legislativo, para modificar o derogar leyes, reglamentos, usos y prácticas que constituyan discriminación contra la mujer;
g) Derogar todas las disposiciones penales nacionales que constituyan discriminación contra la mujer.

 

Artículo 3


Los Estados Partes tomarán en todas las esferas, y en particular en las esferas política, social, económica y cultural, todas las medidas apropiadas, incluso de carácter legislativo, para asegurar el pleno desarrollo y adelanto de la mujer, con el objeto de garantizarle el ejercicio y el goce de los derechos humanos y las libertades fundamentales en igualdad de condiciones con el hombre.

 

Artículo 4


1. La adopción por los Estados Partes de medidas especiales de carácter temporal encaminadas a acelerar la igualdad de facto entre el hombre y la mujer no se considerará discriminación en la forma definida en la presente Convención, pero de ningún modo entrañará, como consecuencia, el mantenimiento de normas desiguales o separadas; estas medidas cesarán cuando se hayan alcanzado los objetivos de igualdad de oportunidad y trato.


2. La adopción por los Estados Partes de medidas especiales, incluso las contenidas en la presente Convención, encaminadas a proteger la maternidad no se considerará discriminatoria.

 

Artículo 5


Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para:

a) Modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres, con miras a alcanzar la eliminación de los prejuicios y las prácticas consuetudinarias y de cualquier otra índole que estén basados en la idea de la inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos o en funciones estereotipadas de hombres y mujeres;
b) Garantizar que la educación familiar incluya una comprensión adecuada de la maternidad como función social y el reconocimiento de la responsabilidad común de hombres y mujeres en cuanto a la educación y al desarrollo de sus hijos, en la inteligencia de que el interés de los hijos constituirá la consideración primordial en todos los casos.


Artículo 6


Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas, incluso de carácter legislativo, para suprimir todas las formas de trata de mujeres y explotación de la prostitución de la mujer.

 

Lee más sobre esto en la siguiente página:

 

http://www1.umn.edu/humanrts/instree/women/span-wmn.html#cedaw